Agua

0

AGUA


Ha llovido. Por fin. Y ha nevado, nieve tardía que se ha quedado arrecostada en las cumbres del Piélago, nieve tardía en la raya de la primavera. Y han vuelto los regatos, los arroyos, y hasta los ríos. Han vuelto a manar con ganas las fuentes, han brotado veneros y las gargantas de Gredos y los ríos perdidos de la Jara, pequeños y escondidos, han vuelto a marcar su territorio. Ha llovido y la primavera es rotunda.
Pero ha bastado que Entrepeñas y Buendía cojan una miaja de agua, para que desde Madrid se dé órdenes de abrir las compuertas del Tajo-Segura. La alegría dura muy poco -cada vez menos- en la casa del pobre. Y el Tajo fuerte y arremolindo, zarco y amarronado que hemos contemplado recuperar casi todo el ancho de su ribera a su paso por Talavera, ya le van a comenzar a sangrar arriba, en cabecera, con los embalses a un mísero 17 %.
Disfrutemos del agua. Disfrutemos del Tajo, de la corriente del Alberche. Un espejismo con los días contados.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta