26.7 C
Talavera de la Reina
lunes, junio 24, 2024
spot_img

Políticamente incorrecto

Este mes se celebra el día de la mujer trabajadora. Un día en el que se debería conmemorar la inclusión definitiva de la mujer en el mercado de trabajo en plena igualdad con el hombre. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en una celebración acaparada por socialistas y comunistas que reivindican no sólo la igualdad laboral sino las reivindicaciones de colectivos de izquierda y extrema izquierda relacionadas con únicamente una parte de las mujeres.

La Constitución en su artículo 14 desarrolla la igualdad efectiva para todos los aspectos entre todas las personas, hombres y mujeres. Sin embargo, esta ola de feminismo radical nos está trayendo un problema que hace que ese artículo que viene reflejado en los tratados internacionales se diluya e incluso se prostituya estableciendo conceptos como el de “discriminación positiva”, “paridad” o “lenguaje inclusivo”.

La discriminación positiva no es más que una medida de discriminación que pospone a los hombres a un segundo plano en diversos aspectos dándole prioridad a la mujer y creando una desigualdad efectiva entre ambos sexos. Hoy es común encontrar eventos donde solo se admiten mujeres o procesos donde la mujer tiene más derechos que el hombre para ejercer actividades. Por otro lado, la paridad es otro concepto terriblemente inhumano. Donde por ejemplo se discrimina a un trabajador brillante para poner en su lugar a una mujer que podría ser igualmente brillante y en ese caso estaría justificado pero que por el contrario impone que se nombre a una persona de género femenino, no por el hecho de ser brillante sino por ser mujer haciendo que pueda haber mujeres mediocres cuando hay hombres brillantes a los que se ha apartado por el mero hecho de haber nacido con sexo masculino.

Da miedo ver que hay principios generales del derecho que se violan en nombre de este feminismo como el de la presunción de inocencia, mientras centenares de violadores y pederastas ven reducidas sus penas y otros salen a la calle por leyes hechas por una señora del Gobierno de España.

El lenguaje inclusivo es otra “parida”, contestado por la Real Academia de la Lengua y en la que se trata de modificar el idioma castellano para agradar a este colectivo que en ningún caso representa a la generalidad de las mujeres.

La igualdad es un concepto intrínseco al ser humano independientemente de ser hombre o mujer, altos o bajos, blancos o negros o heterosexuales o gays. La igualdad significa tener todos las mismas oportunidades y los mismos deberes. Implica un respeto entre todas las personas que hagan de la convivencia el lugar de encuentro de sexos, razas y todo tipo de tendencias.

Así lo entiendo yo, muchos hombres y muchas mujeres y no por eso somos fascistas ni retrógrados sino seres humanos que deseamos una igualdad real y efectiva.

Javier Gil
Javier Gil

OTRAS NOTICIAS

OFERTAS DE EMPLEO

spot_img
spot_img
Advertisement
spot_img
Advertisement
Ocio CoverTalavera

SABOREA TALAVERA

OTRAS HISTORIAS