12.9 C
Talavera de la Reina
martes, febrero 27, 2024
spot_img

Nos pilla el tren, por Jesús Peco

Vamos al meollo: no hay nadie en esta ciudad que crea, de manera fundamentada y crítica, que las vías del ferrocarril se vayan a soterrar. Absolutamente nadie. Por alguna razón se ha asumido tácitamente que no se puede hablar de este asunto en público. Tal es el peso de las hemerotecas. ¡Qué exquisita quimera política son los soterramientos! Objetivos inalcanzables, culpa siempre de otros.

A pesar de los discursos airados y elevadas peticiones, no existe ningún documento que pueda convertirse en proyecto construido que recoja el soterramiento de las vías. El propio estudio informativo de Ministerio, del año 2020, recoge dos alternativas para Talavera de la Reina: ninguna de ellas soterrada y con carencias técnicas importantes, que no hacen más que evidenciar que no existe un análisis solvente de la llegada de la alta velocidad y su repercusión en núcleo urbano de Talavera. En aquel momento, todos a una, de nuevo, pedimos el soterramiento. Aunque me temo que más entre suspiros que entre convicciones.

Hoy en día el MITMA está rebajando sustancialmente las expectativas de soterramiento en muchos municipios de España. El coste comprometido a lo largo y ancho de nuestra geografía es inasumible. Según fuentes de la institución, unos 28.000 millones de euros. Además, basándose en un análisis urbano sin sesgos, muchos de ellos no se considerarán imprescindibles. Y con razón. ¿En qué saco cree usted que está nuestra ciudad?

Deberíamos de recapacitar la estrategia. Hay alternativas. La permeabilidad de las vías en superficie es posible. Existen decenas de ejemplos de integración, bien mediante pasos diseñados para las personas (que no para el ferrocarril), bien mediante la elevación de las vías, que mitigarían los efectos del borde urbano que supone. Las vías solo serán un muro si se diseñan como tal. El propio Manuel de las Casas, reconocido arquitecto talaverano, hablaba de un tren elevado sobre un parque longitudinal que dotaba de una imagen moderna y sofisticada al perfil norte de la ciudad. Qué necesarios son los referentes…

Tenemos un planeamiento desfasado, un relato anclado en promesas de hace 20 años y una sociedad hastiada de bandazos y falta de respuestas. Nada está anticipando lo que probablemente pase en los próximos 10 o 15 años. Y hay dos alternativas: que el AVE llegue, o que no. Yo no sabría decirle, dadas las circunstancias, cuál de las opciones es peor.

Hoy por hoy nos pilla el tren.

OTRAS NOTICIAS

OFERTAS DE EMPLEO

spot_img
spot_img
Mencía Podología
spot_img

SABOREA TALAVERA

OTRAS HISTORIAS