CCOO: “El borrador de la nueva Ley de Caza pone en peligro a los agentes medioambientales”

0
  • caza
    Un guardia forestal en el monte

    El sindicato recuerda que el control de la actividad cinegética es una actividad expuesta a riesgos graves, tanto en forma de accidentes como en forma de agresiones: hace un año, dos agentes murieron tiroteados por un cazador cuando realizaban un servicio ordinario de control de licencias en Aspa (Lleida).

    El borrador establece “zona de seguridad” en las que prohíbe disparar armas de fuego en torno a casas, caminos, arroyos… y hasta un perímetro de 100 metros para un rebaño de ovejas. Pero no hay ni un metro de zona de seguridad para los agentes medioambientales.

CCOO advierte que el Borrador de la nueva Ley de Caza de CLM no garantiza, e incluso pone en peligro la seguridad de los Agentes Medioambientales que deben velar por su cumplimiento.

CCOO ya presentó en febrero del pasado año un amplio y detallado escrito de alegaciones al borrador inicial de la Ley y ha mantenido desde entonces reuniones con el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo. Algunas cosas se han mejorado, pero el texto remitido finalmente a las Cortes sigue dejando en situación de riesgo físico y jurídico a los agentes medioambientales encargados de la vigilancia y policía de la actividad cinegética.

Frente a toda lógica y a pesar de la insistencia de CCOO, Martínez Arroyo no ha incluido en el borrador de la Ley el establecimiento de una zona de seguridad en torno a los Agentes Medioambientales cuando tengan que acercarse a cazadores armados.

Una población o una casa aislada tienen un perímetro de seguridad de 250 metros, dentro de los cuales no se puede disparar. Un arroyo o un camino rural tienen 50 metros; y hasta un rebaño de ovejas tiene 100 metros de zona de seguridad. Pero a un agente medioambiental no se le asigna zona de seguridad alguna.

Además, según el dindicato se ha eliminado intencionadamente la siguiente frase, que aparece en todas las Leyes de Caza del resto de regiones de España, e incluso en la redactada por el gobierno de Cospedal: “Cuando el medio decomisado sea un arma de fuego, se procederá a su depósito en la intervención de armas más próxima en el menor tiempo posible”.

Al eliminar esta frase, no se aclara qué deben hacer los agentes medioambientales que se topen con infractores armados y que, tras identificar al furtivo y formular la pertinente denuncia, tendrán que devolverle el arma. Quedará así armado el denunciado, y frente a él, en medio del monte, sin arma ni ningún otro medio de autodefensa, el denunciante.

Incluso la Ley de Seguridad Privada habilita a los guardas privados de campo a estos decomisos. Así, de aprobarse tal cual el borrador de la Ley de Caza de CLM, en nuestra región podrían decomisar armas de caza los vigilantes privados de fincas o cotos; pero no podrán hacerlo los agentes medioambientales, funcionarios públicos, agentes de la autoridad y policía judicial genérica.

Mención aparte merece la negativa del Consejero a incluir en su borrador la prohibición del ejercicio de la caza bajo los efectos del alcohol o las drogas; no por una cuestión de manejo de armas de fuego, que ya prohíbe el Reglamento de armas; si no en aquellas actividades cinegéticas que no implican uso de arma de fuego, como caza con galgos, cetrería, caza con hurón, rehaleros, auxiliares de caza, postores, organizadores de cacerías y demás modalidades de caza que no implican el uso de armas.

Así, se mantiene la rebaja en la cuantía de las sanciones por infracciones que introdujo Cospedal y se sigue bonificando hasta en un 50%, entre otras, las sanciones referidas a la falta de colaboración con los agentes de la autoridad, la negativa a identificarse, la obstrucción a la labor inspectora… En consecuencia, el infractor tendrá pocos reparos en negarse a identificarse, someterse a un registro, aceptar un decomiso… porque le saldrá más barato infringir la ley que cumplirla.

Además, el borrador deja al criterio de cada dirección provincial aplicar medidas complementarias a la sanción, como la retirada o no de las licencias de caza a infractores con sanciones firmes por infracciones graves o muy graves. Y no hay un registro de infractores que permita a los agentes saber de antemano si la persona a la que han identificado y tienen que sancionar es reincidente o tiene con antecedentes por violencia o agresiones a agentes de autoridad.

CCOO pedirá reuniones con los grupos parlamentarios de las Cortes de CLM para explicarles sus propuestas para mejorar el borrador de Martínez Arroyo y solicitarles que presenten las correspondientes enmiendas durante el trámite parlamentario de aprobación de la futura Ley.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta