Se alquila

0

 

SE ALQUILA


En los últimos años hemos cambiado la burbuja de la venta de pisos por la burbuja del alquiler. El creciente número de gente que prefiere alquilar y las empresas de alquiler vacacional entre particulares han alimentado una situación que empieza a ser preocupante en ciudades turísticas como Barcelona o Ibiza. Los precios son cada vez más desorbitados, y las condiciones que se le piden a los inquilinos, leoninas. Avales bancarios, mensualidades embrutecidas, pago a la agencia, más dos meses de alquiler, más, más, más…y todo por un piso enano y cochambroso con muebles del siglo XIX…
Se entienden las reticencias de los propietarios si han tenido malas experiencias, gente que no ha pagado o que no les ha cuidado el piso. Pero eso no es excusa para que traten a todos sus potenciales inquilinos como delincuentes. Ganan más dinero con los alquileres de temporada, sí, pero esto deriva en que, por ejemplo, en Ibiza, están a mínimos en personal sanitario y educativo ya que la gente no quiere ir allí por no tener donde vivir. ¿Hasta dónde?

Por Susana Hormigos.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta