Videojuegos

0

VIDEOJUEGOS


 

El verano es una estación para estar en la calle, disfrutar del buen tiempo, una buena terraza y las piscinas. Es época de salir y que nos dé el aire. Sin embargo, también es una época en la que ya no hay que ir a clase, por lo que hay mucho más tiempo libre que antes. Y, claro está, con todo ese tiempo es lógico y normal que nuestros hijos quieran jugar más a la consola o a videojuegos, sobre todo si esto lo han tenido limitado durante el curso. De manera que, ¿qué hacemos ante una demanda de más horas de consola/ordenador en verano?

En primer lugar, no es malo que nuestros hijos jueguen a videojuegos, siempre que haya un control del tiempo. Como todo, los excesos nunca son buenos, de manera que no es positivo que mi hijo no juegue en todo el año a la consola, ni que juegue seis horas al día en verano. Mi recomendación es que negociéis con ellos cuantas horas pueden jugar: ya sea al día o a la semana. Si se quedan solos por las mañanas en casa, ya que vosotros trabajáis, es bastante probable que jueguen, de manera que es mejor hablar sobre que pueden jugar por la mañana por ejemplo, pero no por la tarde; o que pueden jugar X horas al día siempre que hayan cumplido con sus tareas o los deberes. Si quieren jugar, que jueguen, aunque siempre llegados a un consenso.

En segundo lugar: ¿qué tipo de juegos tienen vuestros hijos? En la actualidad hay una gran variedad de tipos, desde individuales, por equipos, cooperativos, para competir, creativos, de construcción, etc. También, todos los juegos, tienen un rango de edad, pudiendo encontrar para todos los públicos, para mayores de doce años o incluso para mayores de dieciocho. De manera que es bueno saber si, el juego que tanto le gusta a tu hijo, ¿es para su edad? ¿De qué se trata? ¿De qué va? Gracias a “San Google” podéis buscar información del juego e incluso videos, para saber todo esto y más. Incluso en Youtube podéis buscar vídeos para tener una idea más clara.

Relacionado con el punto anterior, hay juegos que pueden servir para trabajar cosas como el compañerismo, la cooperación, fomentar la creatividad y otro tipo de valores positivos. No todos los juegos son de disparar o matar gente. De manera que si, por ejemplo, tenéis dos hijos en casa, es mejor que tengáis juegos en los que puedan jugar ambos; si les gusta la construcción, que sean de este tipo; etc.

Y, por último lugar, para aquellos hijos que hayan suspendido alguna, se pueden buscar juegos relacionados con esas asignaturas. Desde luego materias como matemáticas, química o literatura pues será más complicado; sin embargo tenéis juegos históricos, medievales y de este estilo que sí pueden fomentar su curiosidad y comparar si, lo que ocurre en el juego, también ocurrió en la vida real. Mucho más fácil es la asignatura de inglés y es que, si sois de esos padres que quieren que sus hijos aprendan este idioma o mejoren, hay muchos juegos que permiten poner el texto en inglés. La gran mayoría emplean un lenguaje muy sencillo, con frases y estructuras fáciles de entender, aunque también puede venir vocabulario nuevo: tendréis juegos que puedan hablar de partes de una casa, tipos de alimentos, ropa, armas… De esta forma están practicando inglés de una forma divertida y dinámica, algo que seguro que les gusta. De esta forma pueden escuchar hablar en inglés y leer con los subtítulos como se escribe.

Hay que decir que no todos los juegos dan esta opción, muchos sí. De manera que, cuando se trata de videojuegos, investigad y abrir la mente, recordando que siempre hay casos y casos.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta