Castillo muestra su satisfacción por la unanimidad alcanzada entre todos los grupos para aprobar las ordenanzas fiscales del 2016

0

castillo

El concejal de Economía, Arturo Castillo avanzó que hoy en la Comisión de Cuentas y Asuntos Económicos, previa al Pleno extraordinario de mañana, se han debatido las enmiendas a las Ordenanzas Fiscales.

Arturo Castillo apunta que la estabilidad presupuestaria para 2016 “depende de los acuerdos a los que lleguemos entre todos”

Castillo mostró su satisfacción por que PSOE, Ganemos y Ciudadanos, han aceptado retirar la enmienda que pretendía eliminar la bonificación del 95 por ciento del IBI a Sepes. “Después de explicarles que no podemos anular esa bonificación para posibilitar la futura firma del convenio con Sepes y empezar a urbanizar la segunda fase de Torrehierro, los tres grupos han aceptado, y es algo que les agradecemos”.

El edil recordó que en los presupuestos Generales del Estado aparece una partida económica de 3,4 millones de euros precisamente para el desarrollo de la segunda fase del polígono industrial Torrehierro, “y creemos que no debemos dejar de pasar ni una sola oportunidad de desarrollo para nuestra ciudad”.

Por otra parte, el concejal responsable del área económica apuntó que la estabilidad presupuestaria para 2016 “depende de los acuerdos a los que lleguemos entre todos”. Por eso, subrayó que la intención del equipo de Gobierno es “acordar y consensuar con el resto de grupos lo máximo posible para que los presupuestos no se resientan y podamos asumir los cambios a los que vamos a llegar con los acuerdos de las ordenanzas fiscales”.

No obstante, Castillo aseguró que han sido unas “negociaciones duras”, pero mostró igualmente su satisfacción por el consenso alcanzado en beneficio de los talaveranos.

El edil explicó que otro de los principales acuerdos a los que se ha llegado entre los cuatro grupos políticos es bajar el IBI un 15,5 por ciento para las viviendas de más de 56.300 euros, y un 16 por ciento para las viviendas de menos de 56.300 euros, para volver a los tipos del año 2011. Una rebaja que ha supuesto un “profundo estudio” por parte de los servicios económicos municipales del Ayuntamiento con el fin de que “desequilibre lo menos posible el presupuesto de 2016”.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta