Indemnizan a los policías locales de El Casar de Escalona por daños morales

0

El Casar

Cuatro agentes de la Policía Local de El Casar de Escalona (Toledo) serán indemnizados por daños morales, tras haber sido estimado parcialmente el recurso que interpusieron contra el Ayuntamiento de esta localidad respecto a las solicitudes en materia de personal, abonos y acoso laboral que formularon el 28 de noviembre de 2014.

La jueza del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Toledo ha reconocido en el fallo “el derecho de cada uno de los demandantes a ser indemnizados con la cantidad de 2.500 euros” por todos los conceptos pendientes de reparación por parte del Consistorio.

Respecto a la indemnización, la magistrada recoge en el tercer punto de los fundamentos de derecho que “se estima proporcionada y razonable” y califica el asunto del acoso laboral como “alta conflictividad”.

La sentencia también se refiere al “ánimo reparador de la nueva corporación que, según se manifiesta en el acto de la vista, ha contribuido de forma decisiva a pacificar la situación, dando satisfacción a parte de los pedimentos de los actores”.

El documento también señala que, en lo relacionado con el abono de las prestaciones por incapacidad temporal, “pueden obtener reconocimiento independiente, en caso de acreditarse su procedencia”.

Durante la celebración del juicio, ambas partes reconocieron que todos estos hechos, “suficientemente documentados” para este caso, son reprochables a las personas que en el anterior Gobierno municipal ostentaban los cargos de alcalde y teniente de alcalde.

Sin embargo, la jueza no cerró la puerta a otro tipo de responsabilidades personales que puedan acreditarse en vía de regreso, si los interesados lo consideraran oportuno.

Este asunto se remonta a los años 2013-2014, periodo en el que los cuatro agentes (de los cinco que entonces estaban en plantilla) causaron baja laboral por aspectos de naturaleza diversa como: hipoglucemias y golpes de calor debido a las patrullas a pie que les fueron impuestas, además de turnos de vigilancia en puntos fijos y prohibición para utilizar el coche-patrulla.

Cabe destacar el expediente disciplinario que se abrió, también por parte del anterior Gobierno local, contra dos de los agentes por haber tomado café durante el periodo de descanso dentro de su turno laboral.

Esto conllevó la suspensión de empleo y sueldo durante un mes para los dos efectivos, pero la actual corporación municipal, con el popular Israel Pérez al frente, archivó la causa ante la inminente celebración del juicio.

Estos hechos, y otros que fueron recogidos en la documentación que se presentó en el juzgado, motivaron la denuncia por acoso laboral de los cuatro agentes policiales.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta