El Gobierno regional pondrá en marcha un Plan de Infraestructuras Sociales que generará más de 4.000 puestos de trabajo

0
infraestructuras
El presidente regional, Emiliano García Page

El Gobierno de Castilla-La Mancha presentará el próximo 9 de febrero un “ambiciosísimo” Plan de Infraestructuras Sociales con el que se generarán más de 4.000 puestos de trabajo y que, entre otros asuntos, conllevará la paulatina puesta en marcha de las 122 infraestructuras sociales que, estando terminadas, se quedaron sin abrir durante la pasada legislatura. 

García-Page se ha mostrado satisfecho con las estadísticas de la región a todos los niveles –creación de empleo, natalidad y confianza empresarial, entre otros– gracias, en parte, al microclima de entendimiento que existe entre la Administración autonómica y los representantes de los empresarios y los trabajadores. Un contexto que, además, ha sido implementado por el proceso de expansión que está experimentado la Comunidad de Madrid a nivel empresarial, en lo que se podría llamar “la M-80”, y que ha propiciado la llegada a Castilla-La Mancha de iniciativas de gran calado. Algo a lo que hay que añadir que en la región se dan las mejores condiciones para las políticas de impulso del empleo y crecimiento del tejido económico, ha recalcado el presidente.

Una cuestión de autonomías


El máximo responsable del Ejecutivo castellano-manchego ha asegurado, no obstante, que la salida definitiva de la crisis económica que arrastra España desde 2007 no puede pasar por hacerlo “como sea”, porque esa estrategia sólo está consiguiendo aflorar “desequilibrios territoriales y sociales”.

Por ello ha reclamado la solidaridad de todas las comunidades autónomas para defender un sistema que abogue por la cohesión económica de las regiones para defender así, “más que nunca, la igualdad entre españoles”. En este contexto, ha asegurado que las posturas independentistas catalanas han sido fruto, en buena medida, de la crisis económica y que “quien pide la independencia hoy en España, y ni siquiera está en España, fundamentalmente se inspira en un planteamiento egoísta”.


“Sin ningún género de dudas, mi apuesta es la región” y la defensa de “nuestros servicios básicos”, por lo que García-Page se ha mostrado dispuesto a alcanzar acuerdos con otros presidentes regionales y autonomías, independientemente de su signo político y “que tienen los mismos problemas de financiación, que no con otras por darle gusto al partido o a algún amigo”, ha hecho hincapié.

Pacto Nacional del Agua


En otro orden de cosas, el presidente de Castilla-La Mancha ha adelantado que la próxima semana viajará a Bruselas para tratar con las autoridades europeas diversos asuntos de máximo interés para la región, como las infraestructuras ferroviarias, materia en la que irá de la mano del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; o los recursos hídricos de la región, entre otros.

El presidente García-Page ha avanzado en la necesidad de profundizar sobre un Pacto Nacional del Agua a la mayor brevedad, urgencia que pone de manifiesto que el llamado Memorándum del Tajo-Segura fue “absolutamente vergonzante”.

Urge un acuerdo nacional en el que hablemos de todo el agua”, ha reiterado el presidente de Castilla-La Mancha, quien ha hecho referencia al posicionamiento de la región a favor del uso al 100% de las desalinizadoras construidas en el Levante, algunas de las cuales se encuentran cerradas o al 30% de su capacidad.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta