EEUU admite que los vídeos de OVNIS son reales

0

EEUU ADMITE QUE LOS VÍDEOS DE OVNIS SON REALES


Hay que reconocer la gran expectación generada por el grupo de Facebook creado antes del verano bajo el nombre “Tomemos el Área 51”, donde más de 2 millones de personas prometieron unirse el 20 de septiembre a la invasión de esta área estadounidense para conocer y liberar a los extraterrestres que, suponen, están allí cautivos. Aunque sólo unos pocos de cientos asistieron.

Cabe mencionar que el Área 51, situada en Nevada (EEUU), no está clasificada como un área secreta, pero todas las investigaciones y operaciones allí realizadas están consideradas como de máximo secreto, incluso la Agencia Central de Inteligencia (CIA) reconoció públicamente la existencia de esa instalación por primera vez en 2013.

Joseph Gradisher, subjefe de operaciones navales para la guerra de la información, ha confirmado al portal The Black Vault que los tres vídeos de Blink 182 Rocker, y difundidos en diciembre de 2017 y mayo de 2018 por el diario New York Times son completamente verídicos.

El problema es que, como era de esperar, el militar no se ha aventurado a afirmar que se tratase de naves alienígenas. De ahí que se haya limitado a confirmar que se trata de fenómenos que “han sido observados operando en el espacio aéreo de varios campos de entrenamientos controlados por militares”.

Los tres vídeos de apenas 40 segundos de duración (Timbal, FLIR1 y Go Fast) fueron grabados en dos episodios diferenciados en el 14 de noviembre de 2004 y el 21 de enero de 2015. En ellos puede escucharse la reacción de incredulidad y nerviosismo de los pilotos que no son capaces de entender qué es lo que están observando a través de los dispositivos electrónicos de sus aviones F18. Uno de los más impactantes es el denominado Gimball en el que un objeto de gran tamaño que podría parecer una especie de drone gigante vuela frente a ellos realizando una maniobra de rotación completamente imposible para una aeronave convencional.

En otro de los vídeos, en Go Fast, el piloto estalla en júbilo cuando sus sistemas ATFLIR (Advanced Targeting Forward Looking Infrared) consiguen centrar la imagen sobre una especie de disco volador que se desplaza a una enorme felicidad sobre la superficie marina. En este sentido, el director de The Black Vault, John Greenwald, aseguró en entrevista con Motherboard que la gran diferencia respecto a otras declaraciones de militares estadounidenses es que por primera vez la Marina evita calificar a los objetos como drones o globos para hablar abiertamente de “fenómenos no identificados”.

Dejar respuesta