Castilla-La Mancha fomenta la cultura de la igualdad con medidas e inversiones que apuestan por la conciliación y la corresponsabilidad

0

La consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, ha valorado el esfuerzo y el compromiso del Ejecutivo regional con la promoción y el fomento de “la cultura de la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad castellanomanchega” con medidas e inversiones basadas en la corresponsabilidad.

Ha sido durante el Debate General “muy oportuno” -a su juicio- relativo a la conciliación entre la vida familiar y laboral, al advertir que “la política sirve para mejorar la vida de las personas, y una de las circunstancias que enriquece nuestra vida es la posibilidad de conciliar y de disfrutar de tiempo de calidad con nuestras familias sin tener que renunciar al desarrollo profesional que deseamos”.

En este sentido, Blanca Fernández ha destacado el trabajo conjunto y de manera transversal que se lleva a cabo desde la Consejería de Igualdad y el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha con el resto de Consejerías de la Junta de Comunidades, “para garantizar equidad en el empleo tanto del sector público como privado, implementar medidas efectivas que favorezcan y aseguren la igualdad retributiva, la participación equilibrada de mujeres y hombres en todos los puestos, cuerpos y categorías y la conciliación de la vida personal, familiar y laboral o profesional, teniendo claro en cualquier caso que la Constitución reserva al Estado la competencia exclusiva en materia legislativa y reglamentaria laboral”.

“Ambicioso” Plan Concilia

Pero dentro de ese margen, la consejera portavoz ha apuntado a la potestad que tienen las comunidades autónomas para promulgar disposiciones administrativas, como ha hecho precisamente Castilla-La Mancha con el II Plan Concilia al servicio de las 70.000 personas que conforman la plantilla de la Junta de Comunidades.

Este “ambicioso plan” incluye medidas para facilitar la conciliación de la vida personal, laboral y familiar que se materializan en permisos y licencias, flexibilidad horaria, excedencias y protección integral contra la violencia de género, entre otras. Así, y “solo en lo que va de año, los trabajadores y las trabajadoras de la Junta han disfrutado de más de 63.000 licencias, permisos o excedencias recogidas en el II Plan Concilia”.

Más de 60 medidas para recuperar los derechos perdidos

Blanca Fernández se ha referido también al tiempo como “un factor básico y clave que el Gobierno presidido por Emiliano García-Page ha tenido siempre meridianamente claro. Por eso fue el primero en recuperar la jornada de 35 horas, devolviendo las dos horas y media que el PP hurtó a los empleados públicos de Castilla-La Mancha con las llamadas ‘horas Cospedal’ y que nos costó tres años para materializarla porque el Partido Popular recurrió la decisión ante el Tribunal Constitucional. Lo recuerdan, ¿verdad? Pues esa fue una política efectiva de conciliación de las responsabilidades profesionales con la vida personal y familiar que entró en vigor en enero de 2019”.

La recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales se sumó la pasada legislatura a las más de 60 medidas en materia de función pública que se implantaron “para recuperar los derechos de los empleados y empleadas de la Administración cercenados en la legislatura 2011-2015, para lo que se realizó un incremento en el gasto de personal de 362 millones de euros”.

En este mismo objetivo se encuadra la reforma del Texto Refundido del Estatuto Básico del Empleado Público que permitirá impulsar el teletrabajo, “otra herramienta útil de conciliación, aunque no en todos los casos”, un campo en el que en cuestión de semanas estarán disponibles para las empresas y entidades sin ánimo de lucro las ayudas al fomento del teletrabajo con un presupuesto de 500.000 euros con la finalidad de fomentar la contratación de personas que hayan perdido su trabajo con la actual crisis sanitaria o evitar que puedan perderlo.

La Educación como pilar para la conciliación

De igual modo, Blanca Fernández ha valorado la gran aportación del sistema educativo a la conciliación y la corresponsabilidad, en esta ocasión a través de recursos como las 507 escuelas infantiles que ofertan 30.049 plazas en la región, el 66 por ciento de ellas con financiación por parte del Gobierno castellano-manchego; las 166 aulas matinales y los 402 comedores escolares que atienden a 46.000 estudiantes aproximadamente, además del transporte escolar que beneficia a 1.795 estudiantes con sus 415 rutas. “Se trata de tres recursos vitales a la hora de conciliar que se siguen potenciando, como así se demuestra al comprobar que desde que García-Page es presidente de Castilla-La Mancha, hay 110 comedores escolares más, ha aumento en 23.310 el número de usuarios y usuarias (+150%) y en 22.000 las becas (+1.139%)”, ha detallado la consejera.

Al detenerse en la Consejería de Bienestar Social, la consejera y portavoz ha cifrado en 200.000 el número de familias a las que se le facilita la conciliación y que tienen a su cargo a personas menores, mayores o con discapacidad a través de los 447 millones que se invierten en el Sistema de Atención a la Dependencia, los 43,2 millones de euros para el Servicio de Ayuda a Domicilio -un 25 por ciento más desde hace 5 años; las 2.103 plazas en Centros de Día para personas mayores o los centros de mayores, que ofrecen ocio y atención a un total de 112.000 usuarios en la región; o programas de distinta índole, como ‘Apoyarte’, que ofrece apoyo psicológico, social y laboral a familias en riesgo de exclusión, el SEPAP-MejoraT, que es el Servicio de Promoción de la Autonomía Personal que atiende a personas mayores de edad en situación de dependencia Grado I con el objetivo de prevenir o retrasar el agravamiento mediante el desarrollo de actuaciones de carácter preventivo y de rehabilitación que en 2019 se desarrolló en 275 municipios de la región con un total de 4.410 plazas, o programas de conciliación en el ámbito de la discapacidad que alcanzan a casi 1.100 familias.

Esfuerzo con el sector privado

Por lo que se refiere a las personas trabajadoras del sector privado, la titular de Igualdad ha indicado que “no podemos pasar por alto el enorme esfuerzo que se ha hecho a través de la Consejería de Economía, Empresas y Empleo, ya que, además de los dos grandes pactos o acuerdos suscritos, con empresarios y sindicatos por una parte,  y con PSOE y Ciudadanos por otra, que han movilizado ya 130 millones en apenas dos meses, por primera vez en la historia, el Gobierno regional ha destinado 80 millones de euros –la previsión inicial era de 25 millones- al colectivo de autónomos y autónomas en ayuda a fondo perdido que han podido utilizar en lo que han considerado más útil”.

También se han previsto más de 6 millones de euros para apoyar a quienes emprenden a través de tres líneas: una de inicio de actividad, otra de reinicio y la última de consolidación. A esto se suman los 15 millones de euros de aval a corto y largo plazo para pymes y personas autónomas con motivo de la crisis del COVID-19.

Por otra parte, y para las personas trabajadoras por cuenta ajena, ya se ha publicado el Decreto de ayudas a la conciliación laboral y familiar de quienes han tenido que reducir su jornada laboral para el cuidado de menores de 14 años, mayores de 65 o personas dependientes a su cargo, así como a quienes decidan optar por la contratación de personas cuidadoras en el ámbito doméstico. Tiene un presupuesto de un millón de euros y se prevé que habrá alrededor de 2.000 personas beneficiarias de ayudas de hasta un máximo de 500 euros al mes.

Finalmente, y no por ello menos importante, en opinión de Blanca Fernández, desde la Consejería de Igualdad, a través del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, hay varias actuaciones, programas y líneas de subvenciones que contribuyen a favorecer la conciliación y corresponsabilidad en la sociedad de nuestra comunidad autónoma.

Entre ellas cabe destacar la puesta en marcha de planes de igualdad en empresas, fundamentales para promover un cambio de la cultura empresarial que sea respetuoso con la vida y los tiempos de las personas; la colaboración con el diseño de planes estratégicos de igualdad municipales; la concesión del Distintivo de Excelencia en igualdad, conciliación y responsabilidad social empresarial que promueve la igualdad en el empleo privado permitiendo una conciliación real de la vida laboral, familiar, personal y social sin discriminaciones; o la convocatoria de una línea de subvención para la concesión de ayudas a la reducción de brechas de género en el ámbito laboral.

“La corresponsabilidad es el presente y el futuro”

En síntesis, un conjunto de múltiples medidas trasversales que permitan compatibilizar la vida familiar con la laboral al personal de la Administración regional, auspiciando al mismo tiempo que quienes trabajan en el sector privado o son personas autónomas puedan tenerlo y conciliar, bien sea a través de ayudas directas, bien a través de servicios y recursos desplegados por consejerías como la de Economía, Bienestar Social, Educación o Igualdad.

Y para finalizar, Blanca Fernández ha lanzado un mensaje a los hombres, a los que ha pedido “que se incorporen al cuidado y a la crianza, a la atención a las personas mayores y con discapacidad porque no es una carga, lo es si se no se comparte, pero si se comparte es un auténtico privilegio dedicarte a las personas más queridas”.

Dejar respuesta