“Clase sin Humo”, un programa regional para evitar que los jóvenes fumen

0
tabaco
Un momento de la presentación del proyecto regional “Clase sin Humo”

El Gobierno regional, con la implicación de las Consejerías de Sanidad y Educación, ha impulsado el programa ‘Clase sin Humo’, una iniciativa de la Sociedad Castellano-Manchega de Medicina de Familia y Comunitaria (SCAMFYC) para prevenir entre el alumnado de la región el consumo de tabaco.

El director general de Salud Pública y Consumo de la Consejería de Sanidad, Manuel Tordera, ha presentado este proyecto y ha señalado que “se ha observado que la influencia de los amigos podría constituir la causa desencadenante de mayor fuerza en el inicio de los jóvenes en el hábito tabáquico”.

Además, el director general de Salud Pública ha agradecido el trabajo de la sociedad científica y los expertos y ha puntualizado que el programa “forma a los niños en el hábito de no fumar y que sepan decir no al tabaco”.

Como doctor especialista en Medicina de Familia y Comunitaria, Tordera también ha recordado la importante labor de Atención Primaria en la prevención y ha insistido en la necesidad de que las administraciones públicas apoyen e inviertan decididamente en políticas orientadas al fomento de la salud, “porque además son inversiones baratas y efectivas”.

Precisamente por este motivo, el programa se va a desarrollar entre 1.602 alumnos de la región del primer curso de la E.S.O, en total participarán 64 grupos de 22 institutos. Aunque esta cifra podría ampliarse en las próximas semanas ante el interés mostrado por otros centros educativos, preocupados por la salud de los menores.

Una edad crítica en la que se puede evitar el inicio del consumo de tabaco, de hecho en Castilla-La Mancha, cerca del 30% de adolescentes es fumador con 15 años. Un mal hábito que constituye la primera causa de muerte y que es prevenible en nuestra sociedad y que incluso, en alguna ocasión, ha sido calificada por la OMS como ‘enfermedad contagiosa’.

De esta manera, ‘Clase sin Humo’ es un proyecto basado en el compromiso colectivo de toda la clase de mantenerse sin fumar durante el curso escolar y en la responsabilidad y confianza mutua de alumnos y profesores. Así se consigue reforzar el carácter voluntario de la decisión de no fumar y lo hace a través de un premio que recompensa como estímulo.

Este proyecto surgió en 1997 en Finlandia y ha sido promovido desde la Unión Europea, organismo que ha demostrado que la creación de un grupo de presión positivo ayuda a retrasar el inicio del hábito tabáquico.

Como ha explicado la doctora Susana Morena, coordinadora regional del Grupo de Abordaje de Tabaquismo de la SCAMFYC, “se les mostrará, entre otras muchas cosas y de manera muy didáctica, la influencia perniciosa del tabaco y los mitos creados a su alrededor. Morena ha recordado que a los adolescentes les ayuda mucho saber “todo lo que se puede hacer con el dinero gastado en tabaco o la manipulación negativa de ciertas imágenes de televisión o cine en la banalización del tabaco”.

Por último, la doctora ha explicado el funcionamiento del programa en el que “cada alumno firmará un compromiso de clase que deberán cumplir, al menos hasta el 31 de mayo”, y si alguno de los miembros no cumple con el compromiso, quedarán excluidos de optar al concurso.

Finalmente, cada clase participante del programa elaborará un slogan acompañado de una representación gráfica sobre prevención del tabaquismo y el grupo que resulte ganador de este concurso, disfrutará de un premio. Una motivación para tomarse ‘Clase sin Humo’ muy en serio y no consumir tabaco. Porque si fueran pocos los argumentos, los alumnos y alumnas aprenderán que cada cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias tóxicas o que fumar en cachimba, pese a que sea libre de nicotina, es igual de malo para los jóvenes.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta