¿Tira dinero en formación? – Sonia Santurino

0

La mayoría de las empresas no miden el retorno de los cursos de formación que contratan para sus empleados. Y cuando no se mide este retorno, no se tiene garantías de que la formación ha tenido un impacto consistente en los procesos y resultados de la empresa, en
particular, la formación de carácter conductual (liderazgo, negociación, comunicación,etc.).
Esto significa que es una inversión “quiniela”, vacía, puede que sea efectiva o puede que no.

Las empresas deben invertir en formación de calidad: que contenga conceptos, teorías y modelos que se apliquen a su realidad, con formadores que no capaciten con conocimientos obsoletos o científicamente cuestionables, empaquetados con pomposos nombres adornados con el prefijo “neuro” y ennoblecidos con el sufijo “estratégico”, que la conversión teoría-práctica en las mentes y el comportamiento de los participantes sea sostenible en el tiempo y que exista una evaluación y seguimiento a medio y largo plazo.

Dejar respuesta