Patrocinio de San José

0
Concurso
Un detalle de la decoración del Barrio de Patrocinio

PATROCINIO DE SAN JOSÉ


El Patrocinio de San José se fue formando con familias que vinieron de la Vera, de la Jara, del pantano de Cijara y de los propios pueblos de la comarca, atraídas por la producción del algodón y el tabaco y por la fertilidad de la huerta Talaverana. En la medida en que podían, estas familias fueron levantando sus casas en las parcelas que les vendía Patrocinio Martínez, dueño de los terrenos en los que hoy está ubicada la barriada y al que se debe su nombre.
Sin plan alguno de urbanización, en sus inicios se carecía de las infraestructuras más básicas: calles sin pavimentar, ausencia de alcantarillado, sin los servicios públicos más elemetales. En invierno, como se puede uno imaginar, las calles eran auténticos barrizales llenos de charcos que había que sortear a la hora de caminar por ellas. Las aguas sucias fluían hasta un sumidero, situado frente a la iglesia: allí quedaban estancadas, produciendo un hedor prácticamente insoportable. Las denominaciones de estas calles se corresponden con los nombres de los Santos de los familiares más próximos de Patrocinio: San Néstor, San Lorenzo, San Marcos, etc.
Así, de una manera anárquica, sin más orden que el que establecía el dueño de los terrenos y las necesidades y exigencias de los advenedizos, fue creciendo nuestro principal arrabal talaverano. Con el tiempo, y después de muchas reivindicaciones, se fue consiguiendo que aquella primera aglomeración de casas superase su primitiva y precaria situación y se fuera configurando como el barrio actual que hoy conocemos, nuestro simpático Patrocinio de San José, un fragmento importante y necesario de nuestra ciudad.

Por Aurelio de León.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta