Fiestas de San antón

0
El alcalde, Jaime Ramos, participa en la celebración de San Antón (Foto: Ayuntamiento de Talavera)

FIESTAS DE SAN ANTÓN


Según me contaron, la fiesta de San Antón, 17 de enero, era la fiesta principal del barrio Puerta de Cuartos, a la que también concurría mucha gente de otros barrios de la ciudad. Cuando me hice cargo de la parroquia de San Andrés (año 1962) había perdido gran parte de su antiguo esplendor, quedando reducida a lo que a continuación relato.
Ese día la iglesia se abría muy temprano y así permanecía hasta las últimas horas de la tarde. La primera persona en acudir era la vendedora de las caridades, la parafernalia que acompañaba a la fiesta era muy curiosa. Se colocaba una mesa en el presbiterio y encima una bandeja grande. Según me indicaron, sentado a la mesa debía estar el sacerdote con un brasero a los pies. La gente afluía en cantidad para besar la reliquia y el sacerdote bendecía los piensos y mascotas que los devotos llevaban en sus brazos. El rito para cada persona concluía colocando una vela en el suelo, delante de la imagen de san Antón, y depositando la limosna en la bandeja.

Debo decir que no me senté detrás de la mesa ni estuve pendiente de quién iba a besar la reliquia: quien en esta ocasión estuvo pendiente de que las cosas transcurriesen debidamente fue el sacristán.

En años sucesivos se sustituyó esta costumbre por la Misa a última hora de la tarde, seguida de la bendición de los animales en la puerta de la Iglesia. Antes de la bendición se leía el cántico de las criaturas de San Francisco, procurando inculcar el respeto y el cariño a los animales, de acuerdo con el espíritu del santo de Asís. Se mantuvo lo que era principal: la Misa y la bendición de los animales, y se eliminó lo que parecía menos digno: la bandeja, el beso a la reliquia y la vela a la imagen de  San Antón.

Por Aurelio de León.

Dejar respuesta