Baños de Verano

0
La Playa de los Arenales abre al público como zona de paseo (Foto: www.chtajo.es)

BAÑOS DE VERANO


En los años sesenta, cuando, atraídos por nuestro sol y nuestras playas, empezaron a visitar España personas del Norte y Centro de Europa, eran muy pocos los talaveranos que veraneaban en las costas del Mediterráneo o del Atlántico.
Mientras nos quedábamos extrañados cuando veíamos en las calles a un extranjero, pasmado ante la presencia de un burro, nosotros nos bañábamos en la playa de Los Arenales a su paso del Tajo por La Ronda del Cañillo, o en las finas aguas del río Alberche, al lado o debajo del puente de la carretera de Madrid, o en la piscina privada, abierta al público, del Patrocinio de San José. Muchos de los que disponían de medio de transporte se bañaban en el pantano de Cazalegas (playa de Serranillos), cuyas orillas se llenaban de madrileños todos los domingos de verano.
Todo aquello pasó. Desapareció la playa de los Arenales, pues con el trasvase el Tajo apenas llevaba agua; del río Alberche habría que decir otro tanto; y el acceso a las orillas del pantano de Cazalegas había sido cortado por los dueños de las fincas colindantes. Ya en los tiempos posfranquistas se construyó, a pesar de alguna oposición, la piscina pública de la Alameda. En los últimos años se ha habilitado una especie de playa, en la práctica inutilizable, que de ninguna manera sustituye a la antigua de Los Arenales.
¿Llegará un día en que las aguas de nuestros ríos discurran abundantes y limpias por sus cauces naturales? Ojalá sea, aunque yo no lo vea. Por el momento esta realidad no pasa de ser un maravilloso y, a la vez, frustrante sueño.

Por Aurelio de León.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta