Higiene del sueño

0

HIGIENE DEL SUEÑO


Tras la vuelta del verano, el cual espero que hayáis disfrutado, toca regresar a la rutina. Sin embargo esto puede costar y, a veces, influir en nuestro sueño. Si eres una persona a la que le cueste dormir o conciliar el sueño, ¿sabes que puedes hacer? Hoy os traigo unos consejos.

En primer lugar, a la hora de cenar, evita comidas copiosas. Si nuestro estómago está demasiado lleno o hemos cenado algo muy pesado, nos costará más dormir. Evitad cenar pasta en cualquiera de sus formas, salsas, fritos y, en general, demasiada comida. Son preferibles alimentos más ligeros y suaves: tortilla francesa, ensalada, carnes y pescados a la plancha o al horno, etc. Y, sobre todo, es importante no llegar a esa sensación de “voy a estallar”; es recomendable que en la cena se prepare menos cantidad que a la hora de la comida ya que, esa sensación de no poder comer más, también nos acompañará a la cama evitando que descansemos bien. En relación a esto, evitad también hacer ejercicio antes de dormir, ya que activaremos nuestro cuerpo y nos costará mucho más relajarnos.
En segundo lugar hay que hacer una rutina de sueño: intentad iros a dormir y levantaros a la misma hora. Nuestro cuerpo tiene lo que llamamos un bio-ritmo, es decir, que tiene unos horarios y unas rutinas. De igual forma que solemos tener hambre a las mismas horas, ocurre lo mismo con el sueño: si nos vamos a dormir siempre a las once, es más fácil que nuestro cuerpo “se acostumbre” a tener sueño a esa hora. De igual forma que hay que intentar siempre levantarse también a las mismas horas y dormir en torno a ocho horas. Tanto el exceso como el defecto en las horas de sueño suelen provocar cansancio y agotamiento.
Por último: la cama es un sitio para dormir. Parte importante de este bio-ritmo es que la cama tiene esa función, por lo que hay que evitar leer en ella, comer o hacer los deberes entre otras cosas. Por ejemplo, si se lee en la cama, será más fácil que, cuando intentemos dormir, estemos pensando en aquello que hemos estado leyendo, en lugar de relajarnos. Es mucho más recomendable leer tranquilamente en el sofá y, luego, ir a la cama.
De la misma forma, si llevas en la cama una media hora y sigues sin dormirte, levántate y haz algo, por ejemplo ir al baño o beber un poco de agua. La idea es que hagas algo sumamente sencillo, que no conlleve un esfuerzo. Habitualmente, en estos casos, no nos dormimos porque le estamos dando vueltas a algo en la cabeza, así que hacer una actividad como las que he nombrado sirve para cortar ese pensamiento. Por desgracia, a veces solo con esto no es suficiente, así que mi recomendación, si seguís sin poder dormir, es que os levantéis y hagáis algo que os ayude a desconectar o relajaros: leer (en el sofá), tomaros un vaso de leche caliente o ponerte a escribir por ejemplo. Después de esto, volver a la cama.
Estos son algunos consejos para tener una mejor higiene de sueño aunque, cabe la posibilidad, de que si tienes problemas de sueño de forma habitual, tal vez se deba a que tengas una situación de estrés, ansiedad o que algo en tu vida no esté siendo como quieres y pienses en ello por las noches. Si este es tu caso, puedes pedir ayuda a un profesional.
Y, recordad, siempre hay casos y casos.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta