Telediarios de mierda

0

telediarios

Muere una mujer a manos de su criminal pareja, y los infames telediarios tienen que apostillar la nacionalidad del asesino. No se atreven a dar su nombre y apellidos en virtud a no sé qué derechos que su pareja ha dejado de tener por la voluntad de su puño, no, no se atreven a señalarlo a fuego y sangre, a dar la calle, el número en el que vive el desgraciado, pero nos mandan su pasaporte como si tuviera algún interés para el hecho perpetrado, o para los televidentes que consumimos la noticia con la cuchara en la mano, como si ser rumano, senegalés, camboyano o español, tuviese una importancia relevante. Como si algunas nacionalidades fuesen más tendentes a resolver las disputas familiares machete en mano. Tan inútil es esta información como si nos dijeran que medía un metro cincuenta, que era albañil, o caucásico de piel, o que había perdido el campeonato nacional de petanca a principios de semana. ¿Qué sentido tiene que marquen la nacionalidad del asesino? Quizás alguien alivie su espíritu al escuchar que no era un conciudadano el que ejecutaba el mal, o se preocupen de vivir cerca de posibles asesinos machistas ¿Por qué tenemos unos telediarios en negativo, donde la muerte traumática es noticia diaria, y no el nacimiento? Acaban por hacernos inmunes al daño, al sufrimiento, a la carencia, los más-mierdas que con su miedo invaden nuestras conciencias y quebrantan nuestra libertad suprema, la que otorga un pensamiento sin prejuicios.

Dejar respuesta