Rita, lo que se da no se quita

0

rita-barberaEl presidente en funciones, Mariano Rajoy, sigue incrementando los límites de su desvergüenza. No fueron suficientes aquellos incómodos mensajes que mandó a Don Luis, ni la comparecencia en plasma, ni que no supiera que un ciudadano español para dejar de serlo debe renunciar a su nacionalidad, sino que ahora reniega de uno de sus buques insignes, la que fuera, en otrora, “la mejor alcaldesa de España” se ha convertido en “esa mujer de la que usted me habla”. Y sigue sin pasar por su cabeza la idea de irse a su casa y dejar en remojo su maltrecha conciencia. Rita, pese a que llevaba el cartel de “sospechosa” colgado en la frente, fue colocada y posteriormente, recolocada,  a causa de la repetición de los comicios, en las listas del senado. Ahora, se dan todos por engañados y la expulsan de sus templos, lo que lleva consigo, no sólo que no se vaya a su casa sino que al irse al grupo mixto nos costará unos 2300 euros más al mes. Basta ya de decirnos que la responsabilidad es ciudadana porque les hemos votado. La responsabilidad es de quien no se entera de lo que pasa en su casa, en su habitación, en su cuarto de baño, o si lo sabe, no es capaz de tirar de la cadena, y en esa incapacidad está el hedor de su pecado.

Dejar respuesta