Podrido mundo

0

El 27 de enero de 1973 la delegación de Vietnam del Sur, la norvietnamita, la estadounidense y la del Gobierno Provisional de la República de Vietnam del Sur,  firmaron los acuerdos de Paz de París que daban por terminada la intervención militar de Estados Unidos en la región del sudeste asiático más conflictiva del siglo XX. En 1986, el gobierno Vietnamita inició una apertura económica a la que llamó Doi Moi (su particular Perestroika). Esta apertura significaba, entre otras cosas, la participación de la empresa privada en puntos estratégicos de la economía del país. Ese fue el momento en el que EEUU ganó la guerra. A las grandes empresas norteamericanas, británicas, francesas, les importa un bledo si el gobierno de un país es revolucionariamente democrático o es una dictadura tiránica. No les importa que esté Gadafi o Sadam al mando de sus respectivos países, ni la forma que tienen de gobernar a sus ciudadanos, siempre y cuando estén dispuestos a “democratizar” sus recursos naturales. El gobierno americano de Bush, espoleado por la voracidad de las empresas armamentísticas, petroleras y constructoras, perpetraron -durante la última década- dos guerras crueles. Las dos, nefastas campañas militares amparadas en un montón de mentiras cuyo fin era la propia edificación de otra guerra, la cual llevan a cabo desde entonces, la Coca Cola vs la Pepsi (verdaderas armas de destrucción masiva) por la conquista de los mercados de Bagdad, y controlar el gaseoducto más grande del mundo que cruza por tierras afganas. Los ciudadanos iraquíes son libres, ya por fin, de elegir lo que consumen o con quien contratan su línea de teléfono. Es curioso pero las mujeres en Kabul siguen llevando Burka (me imagino que Ralph Lauren habrá pensado los complementos apropiados para hacerlas sentir más femeninas). ¡Viva la libertad!, ¡Viva la muerte!

Dejar respuesta