La España de los ventrílocuos

0

monchito

En España quieren mandar los ventrílocuos. La denostada profesión que tuvo su auge en nuestro país en las décadas de los ochenta y los noventa, intenta realzarse desde la plataforma política socialista. En un pasado más reciente lo intentaron José María Aznar y Esperanza Aguirre con Mariano Rajoy, pero la parte de muñeco que tiene el gallego se rebeló, y pudo mantener un discurso, más o menos propio, vigilando que nadie colocara una mano por su espalda y empezara a hablar mientras él movía la boca. Lo de ahora es mucho más serio, a tenor del acuerdo alcanzado con Ciudadanos hace unos meses. Felipe González quiere hacer con Pedro Sánchez lo que hacía José Luis Moreno con Monchito, pero con menos sentido del humor, y la andaluza Susana Díaz ve en el secretario general del PSOE al afeminado león Rodolfo, el más acomplejado de todos los muñecos de Mari Carmen. Si Pedro Sánchez quiere gobernar España, y seguir liderando su partido, deberá ir de frente ante los suyos y ojo avizor a cada movimiento de mano. Pero somos incapaces de calibrar el grado de satisfacción que le provoca sentir el calorcito de una mano atravesar sus costillas.

Dejar respuesta