En familia

0

Talavera es la ciudad de las familias. El individuo, aquí, ha olvidado vivir en soledad y se refugia en alguno de los núcleos de referencia en los que milita. Es cosa de los pueblos conocer al individuo por la familia a la que pertenece, sacarle parecidos, parentescos, y así, desde niños hemos vivido en la creencia de que era mejor no meterse con fulanito porque vendría una legión de individuos de su familia a escarmentar cualquier comportamiento que le molestara. Después comenzamos a conocer los nombres de familias que, estando en una clase social más elevada,  -distinción denostada en otras partes que aquí brilla con especial virulencia- han ocupado un lugar destacado en el desarrollo de Talavera, e incluso a alguna de ellas se les sigue rindiendo pleitesías  propias del siglo XVIII. Y como paradigma de este singular suceso, están las propias de los colectivos sociales, los partidos políticos, como ejemplo hegemónico del extraño efecto, donde el individuo necesitado de un poco de vanidad, supongo, no milita en un partido, sino que lo hace dentro de una familia del mismo, mostrando, al mismo tiempo, cercanía y lejanía, de aquello que le es propio. Sí, vivir en Talavera es vivir en familias…

Dejar respuesta