Patxi López y la estrategia de Podemos

0

PatxiLopez

Fruto del acuerdo, de la negociación y de muchas horas de conversaciones, ha resultado elegido Patxi López como presidente del Congreso de los diputados. He tenido el honor de conocerlo y haber hablado en varias ocasiones con él y tenemos grandes amigos comunes que me hacen concluir que es una gran elección. Su talante, su compromiso, su experiencia y su responsabilidad configuran un perfil ideal para el cargo que desde hoy ocupa.

Quizá por éste aprecio personal que tengo por el presidente Patxi, es por lo que más que nunca me enerva la aptitud intolerante y reaccionaria de Podemos y su séquito de secuaces.

No he oído ni leído nada sobre la idoneidad para el cargo del nuevo presidente, ni nada sobre lo importante que es llegar a acuerdos y pactar. Sin embargo, siguiendo al gran timonel del partido, han llenado las redes de reproches, alardes de dignidad y aleccionamiento infalible. Los adalides de Podemos, con el Sr. Iglesias a la cabeza, siguen en su tono desafiante y cargado de arrogancia. Consideran que todo pacto que no pase por ellos y por aceptar sin discusión sus líneas rojas, es ilegítimo y despreciable.

Usan de forma miserable redes como “menéame”, “reddit”, “twitter”, “facebook” llegando a anular a cualquiera que se atreva a opinar de forma diferente. Avasallan, insultan, bloquean, desprecian, ningunean y eliminan a todo el que osa poner en duda su verdad revelada.

Argumentos falaces y reaccionarios cargados de consignas sin otro objetivo que el efectismo rápido y sin profundidad, caracteriza el trabajo de los miles de fieles vasallos que pueblan y saturan las redes.

Goebbels nunca ha estado más presente en la propaganda que ahora con Podemos. Siguen a pies juntillas todos y cada uno de los principios de la propaganda del dirigente nazi:

Principio de simplificación y del enemigo único: (Destruir el bipartidismo).

Principio del método de contagio: (PP, PSOE y ahora también Ciudadanos, la misma mierda es).

Principio de la transposición: (los otros son la casta y cuando se acusa a Podemos de ser iguales, es un ataque propio de la casta).

Principio de la exageración y desfiguración: (el debate del PSOE es por falta de liderazgo de Sánchez y no manda nada en su partido).

Principio de la vulgarización: (uso abusivo de las redes sociales con mensajes simples y contundentes)

Principio de orquestación: (que no nos representan, que nosotros somos la gente)

Principio de renovación: (cuando algo no les interesa cambian rápido de tema. Los cuatro grupos que exigen en el parlamento se sustituye por el pacto de la casta para nombrar presidente de la cámara)

Principio de la verosimilitud: (saturar con datos y citas de fuentes diversas todas sus intervenciones)

Principio de silenciar: (uso de medios como las redes sociales para solo hablar de lo que les interesa y acallar lo que les perjudica, como su exigencia de referéndum en Cataluña)

Principio de la transfusión: (la corrupción es cosa de todos los demás y no se les puede dar ninguna credibilidad)

Principio de la unanimidad: (somos la gente y hablamos en su nombre)…

Desde luego con esto no quiero decir que sean Nazis: Algún iletrado habrá que diga que si se dice de Podemos que utiliza los principios de la propaganda de Goebbels, es igual que llamarles nazis. Pero con eso cuento.

En definitiva: recelo de todos los que se erigen en la voz de los demás y ser los únicos representantes legítimos de la gente, negando al resto, por mucho que tengan más votos que ellos, cualquier legitimidad.

Podemos y sus dirigentes tendrán que empezar a dar ejemplo con hechos y no con gestos de cara a la galería; con realidades y no con la ficción de una moral superior. En su tejado está la pelota de demostrar que sirven para solucionar problemas o solo son los bufones que señalan los problemas pero no hacen nada por solucionarlos.

El bufón de la corte era el único que decía al rey lo que los demás no se atrevían. Con ello y su aspecto grotesco hacían reír a los cortesanos, pero a la hora de la verdad, no afrontaban ni solucionaban ningún problema. Para eso estaba el rey y la corte que tan eficazmente ridiculizaban.

Dejar respuesta