Brutal, así es nuestra situación

0
La situación de la comercial calle San Francisco es desoladora.

Parece que nuestra ciudad permanece en una perenne época de rebajas con unos precios irrepetibles, y en el más amplio sentido de la palabra. Estos precios siempre anuncian un triste final.

La comercial calle San Francisco, ha decidido abandonarse como ya hicieron sus hermanas calle Mesones, calle Sol, calle Cerería y calle Ramón y Cajal; y no creo que deje pasar la ocasión de coger de la mano a las supervivientes calle Trinidad y calle San Isidro que, a trompicones, ven los meses pasar. Quizás, quienes rezan para que llueva en el Tajo, deban rezar para que el ángel de la muerte no pase por nuestros comercios, a lo mejor la solución está en sacrificar unos corderos y tiznar con su sangre las jambas de las puertas, como ya ocurrió en el bíblico Egipto.

Dado que estamos en la época de las plataformas, me atrevo a decir que echo de menos una de comerciantes afectados bajo el nombre “Cerramos Talavera”. Me atrevo a decir que -esta situación- va a ir a más, y es significativo que nos permitamos seguir paseando como zombies en una ciudad que, pronto, sus calles no tendrán nombre porque nadie los recordará. Pero parece ser que nos da igual.

¿Hasta cuándo seguiremos con este “brutal” suicidio colectivo?

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta