Cigüeñas monodieta

0

CIGÜEÑAS MONODIETA


Vaya por delante que yo siempre he sido de picoteo, que me gusta variar y que si cualquiera de vosotros acude a eso de la Wikipedia, tan consultada por los humanos, podrá leer que “la Cigüeña Blanca (Ciconia ciconia linneaus), se nutre sobre todo de insectos y pequeños animales que viven en los pantanos, lagos, charcas u estanques: peces, ranas, lagartos, crustáceos, moluscos, gusanos, anguilas, serpientes. También se alimentan de otros pequeños animales como ratones, topos, pequeños pájaros, conejos y liebres. No pone por ninguna parte que seamos monodieta, como los osos panda o los koalas, y que tengamos que comer exclusivamente mosquitos. Y en esas andamos. Mosquitos sí o sí. Cuando tenemos hambre, y cuando no. En el pico, en la nariz, en las alas y en el cuerpo entero, que más que blanco parece de lunares, cual si saliera mismamente del desfile de San Isidro (esto va sin acritud, que soy de las que cada cual vista como quiera).

El año pasado, por estas fechas, o un poco después, me quejaba de lo mismo. Y no sabía lo que se nos venía encima, que lo de ahora es igual, corregido y aumentado. Muy aumentado. Y muy anticipado, que menuda Feria hemos pasado, con los pobres feriantes sin saber con qué tapar los platos y hasta con los cantantes quitándoselos a puñados en plena actuación. Dicen los que entienden que todo es culpa del río, mejor dicho, de los que nos han robado el río, dejándolo convertido en un charco inmundo en el que sólo pueden vivir estos molestos visitantes, porque peces y ranas, y otro tipo de vida animal y vegetal, lo tienen muy difícil.

Sea como sea, es obvio que algo se está haciendo mal, la falta de agua, la frecuencia o los productos usados para fumigar, la disminución de las aves insectívoras (que no es mi caso) o de murciélagos…. Todo se ha confabulado para arruinar a los hosteleros en plena temporada de terrazas, para molestar a todo el mundo y para que, a falta de otra cosa, nos atraquemos de mosquitos cuando deberíamos estar empezando la operación bikini. Ha pasado la Feria sin toros (y eso que se multiplicaban las plazas portátiles) y con mosquitos. Con las fechas cambiadas, lluvias al principio y actuaciones poco lucidas, pero como somos de buen conformar, allí hemos estado, llenando el recinto y gastando cada cual lo que ha podido.

Donde la cosa está que arde es en la Casa Grande, que mis amigas de La Colegial no salen de su asombro oyendo lo que oyen y viendo lo que ven. Los concejales de Ciudadanos ya están formalmente expulsados, pero siguen teniendo grupo, además de delegaciones otorgadas por el alcalde. Un lío que no sé donde va a acabar, pero que en cualquier caso, es lo que menos necesita una ciudad que pretende renacer, captar empresas y buscarse un futuro con algo más de luz que el presente.Las plataformas varias surgidas en los últimos meses parecen haberse desinflado un tanto, y ya sólo se habla ocasionalmente de decálogo y esas cosas, aunque siga el runrún. Y tampoco hay muchas noticias culturales que echarse a la boca. Felicidades a la Escuela Joaquín Benito de Lucas, a la Feria del Libro, que ha cumplido un año más y a los Amigos del Museo, por la clausura de la exposición “Cervantes en la Mesa”. Queremos más, que nos chifla la cerámica.

En fin, queridos, el próximo mes, más, si el atracón de mosquitos me permite levantar el vuelo y enterarme de las cosas que pasan por esta Talavera de nuestros dolores.

Por Mª Ángeles Santos.

 

Dejar respuesta