Cigüeñas derrengadas

0

CIGÜEÑAS DERRENGADAS


Menos mal que llega junio, y salvo sobresaltos inesperados (que los habrá), no parece que vaya a ser un mes tan ajetreado como los que le han precedido. Mayo sobre todo, que se ha pasado en un suspiro sin tiempo para pasar de las protestas del Día del Trabajo a la Feria de San Isidro y el Día de Castilla-La Mancha, que se ha celebrado en esta bendita tierra más cerca de Extremadura pero castellano-manchega al fin y al cabo, aunque a veces no lo parezca.
Pues lo dicho, que ha sido un no parar, entre trajes de faralaes y de talaveranas, ir y venir a las casetas, con mucha visita ilustre, y darme un morrazo de cuando en cuando, que las luces, la iluminación artística, no han sido generosas, por llamarlo de alguna forma. Y artística tampoco, que era más bien fea. En fin, si sirve para ahorrar…
No acabamos de tranquilizarnos, como la primavera, que aún nos tiene con el cambio de armarios a medias, más en mi caso, que si habéis seguido los avatares sufridos por mi nido, mi humilde morada, sabréis que he andado como el judío errante, sin sitio donde posar mis molidos huesos por la indigna decisión de retirarnos de un plumazo. Esto de plumazo viene de la grúa, que creo que también se llama pluma.
Pero llega junio. Fin de colegios, vacaciones en el horizonte y nada nuevo en lo sustancial, en lo que nos importa y nos acongoja. La Mesa por Talavera sigue con sus intentos de que todas las administraciones firmen el documento con los puntos esenciales para el futuro de la ciudad, y que lo hagan todas las administraciones, local, provincial, regional y nacional. Y está muy bien eso de la firma, pero a estas alturas, la única firma que vale es la de los billetes del Banco de España, es decir, el dinerito contante y sonante, el reflejo, sin ningún truco, en los respectivos presupuestos.
Mientras tanto, seguiremos hablando de plataforma logística, de industria, de tren…¡Ay el tren! Que si nadie lo remedia, y no están por la labor, si queremos alta velocidad tendremos que pasar por Toledo para llegar a Madrid. Con lo cual ya no será tan “alta”, que el rodeo compensa los tiempos. Con las veces que hemos dicho que nos conformamos con un tren normalito que nos lleve a la capital del Reino en una horita y cuarto o algo así. Pero ni eso. Tarde, y por Toledo.
En lo que estamos casi todos de acuerdo, y doy fe, que desde arriba se ve todo, en panorámica y tecnicolor, es en que debemos querer y mimar más la ciudad, porque es la única que tenemos, y deprime un tanto, por si no tuviéramos motivos para la depresión, verla sucia, descuidada, con basuras donde no debería haberlas, con parques in hierba y hierba donde no debería haberla.
Está muy bonito colocar paneles de cerámica, que ya tenemos dos nuevos, pero también hay que conservar la que tenemos, y no lo estamos haciendo. Por cierto, ¿Se sabe algo del pórtico de la basílica del Prado? Yo me asomo cada día y sigo viendo el horrible sucedáneo de plástico que han colocado, y que hace daño a la vista.

Intalación del vinilo en la Basílica Nª Señora del Prado.

Pues lo dicho, que a ver si junio es tranquilo, y que no olvidéis rezar a San Edusi, santa ITI, santa Junta, santa Diputación, santos ministerios varios, san Ayuntamiento, por supuesto, y a todos los que se os ocurran de la confesión religiosa que os parezca, que nos hace falta el santoral completo para salir del pozo. Que tengáis todos un buen mes y que los sobresaltos, si los hubiere, sean llevaderos.

Por Mª Ángeles Santos.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta