Cigüeñas aceleradas

0

CIGÜEÑAS ACELERADAS


No sé si os acordáis, pero el mes pasado acababa este mismo artículo mostrando mi convencimiento de que el mes de junio sería tranquilo, después de una primavera un tanto movida. Pues ya lo veis, como profeta, no tengo precio. Que junio ha sido de todo menos calmado o aburrido. Vamos, que si en mayo andaba acelerada, ahora estoy pasada de revoluciones. Ya no vale con decir eso de “Las vueltas que da la vida”, porque hay que ver lo que gira todo en una semana, en un día y hasta en unas horas.

Quién nos iba a decir, cuando estábamos capeando el temporal como podíamos, que de golpe y porrazo íbamos a despedir a Rajoy y a todo su Gobierno, a cambiar de presidente y de perspectivas y a enfilar un verano en el que se suceden las noticias, una encima de otra, sin que nos dé tiempo a digerirlas. Y no es que por estos lares lo hayamos notado mucho, de momento, aunque ya se respira campaña electoral por todas partes, a falta aún de un año.

Por la Casa Grande, el Ayuntamiento, todo sigue más o menos. Eso sí, con esperanzas renovadas de que nos hagan caso, que Junta, Diputación y Ayuntamiento ya han firmado las reivindicaciones de la Mesa por la Recuperación de Talavera. Es un primer paso, pero qué queréis que os cuente, los pasos sin billetes encima de la mesa, sin dinerito contante y sonante para acometer las reformas, son eso, pasos a ninguna parte. Pero la esperanza es lo último que se pierde, también para las cigüeñas.

El calor nos ha pillado a traición, y con él, los mosquitos y las quejas por la suciedad, que además de visual se hace “olorosa” debido a las altas temperaturas. Ya podían cuidar un poquito más la limpieza de contenedores o la acumulación de trastos a su alrededor, y no digo nada del lago. Ahí dejo una foto con la advertencia de que, lo que parece césped, es la superficie del agua, colonizada por alga malolientes. No corre mejor suerte el emblemático estanque de los patos, vacío durante meses, y ahora con un palmo d agua sucia., sin patos y con claros desperfectos en la casita de cuento que lo preside. Y sin patos. Ahora, que empieza la programación de verano en El Prado, ya podrían dar un repasito… Ahí lo dejo.

Acaba la actividad educativa y hemos tenido docenas de actos de graduación a todos los niveles, desde los pequeñitos a los universitarios, pasando por colegios e institutos. Pero para actos, señalo los dos más glamurosos que se han celebrado. Primero, los Premios COPE, brillantes como todos los años, y con lo mejorcito de la provincia.

Y los Premios Pávez, con la tristeza de no tener a la protagonista principal, pero con la alegría de poder recordarla en una gala en la que no faltó de nada. Enhorabuena por la organización, que resultó impecable.

Ya veis, que junio ha sido ajetreado, con poco espacio para ponerse el biquini y coger color en las piscinas, que ya están abiertas después de algún que otro contratiempo. Pero es que ni no lo hubiera, no sería Talavera. Quien más quien menos apresta la maleta para huir unos días, que esta vez sí, espero que julio nos dé tiempo para alegrarnos un poco, para bajar el ritmo y, sobre todo, para coger fuerzas.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta