Cambio de Escenario

0

IMG_8895

Desde siempre, las cigüeñas han sido portadoras de noticias. Buenas, a menudo, y no tan buenas en otras ocasiones. Todos hemos oído decir eso de “¿Qué traes en el pico, cigüeña?”. Pues bien, como no son precisamente estas majestuosas aves blancas las que faltan en Talavera, en esta sección preguntaremos cada mes a las cigüeñas qué ha pasado en la ciudad, qué se cuece, qué es noticia. Y cruzaremos los dedos para que nos traigan buenas nuevas.

¿No os apetece un cambio? De todo. Ya estoy harta de que pasen las estaciones, una tras otra, y de que todo siga igual. O peor. Ahora toca el otoño, las hojas secas, las lluvias, preparar el nido para el largo invierno, con el ojo puesto por si nos desahucian, el ir y venir al decadente río buscando ramas, que cada vez es más fácil porque hay menos agua, los días cortos, las noches interminables… [A]

Parece que la vida se ha detenido y sólo nos mueve la inercia, una estación tras otra, sin ninguna buena nueva que llevarnos al pico. Ha pasado el largo verano, y bendito de Dios vaya, con sus fiestas de barrio, la Virgen y esa feria rara que no cuadraba con las fechas de siempre. Y los cohetes, que nos tienen en un ¡Ay! a todas. Las terrazas se recogen y se acabó. Hasta Navidad, que vuelvan las luces.

Dicen por ahí que los próximos meses serán moviditos, pero no acabo de creérmelo. Para mí, que soy cigüeña, no sirven las charlas, las declaraciones, las fotos y demás zarandajas. Movimiento es ver la gente en las calles, los comercios llenos, la algarabía de los bares, alguna feria que otra en el cercano Recinto Ferial, [E] que ya se me ha olvidado cómo se va, teatro, conferencias, exposiciones, el trajín de las obras, los atascos a la hora de entrar al trabajo, las risas de los niños al salir del cole, las inauguraciones de un nuevo centro, o colegio, o biblioteca.

Vamos, lo que ha venido siendo Talavera antes de entrar en este letargo que nos tiene consumiditas, a nosotras las primeras, que tenemos visión panorámica y no se nos escapa detalle.

Aunque nos están bombardeando con Cataluña y sus problemas, que también son considerables, Talavera existe y no podemos distraernos ni un poquito, que se nos escapa el tiempo. Ya saludamos al nuevo alcalde, y le daremos un voto de confianza, aunque no nos convence nada eso de que compagine su trabajo con la Diputación, que aquí se necesitan 25 horas al día, y todos y cada uno de sus minutos. No ha sido un buen comienzo “compartirnos” con otra actividad; y tampoco el trato especial, superespecial, a la viuda del fallecido alcalde, [D] flamante asesora del presidente Tizón. Quizá no se han percatado de que en Talavera hay 15.000 parados, y subiendo y que todos merecen que se les eche una mano.

Fatal ha sentado en Patrocinio, y con razón, que se desvíen los fondos del Plan Urban para otros proyectos. [C] Si toda la ciudad está necesitada de inversiones, es cierto que en algunas zonas precisan de la solidaridad más que en otras, y este es el caso. Veremos en qué queda la cosa, pero pinta mal.

Tan mal como la situación del Hospital, que han denunciado los profesionales, hartos de ver las urgencias atascadas, [B] la gente cabreada y la mitad de las camas cerradas a cal y canto.

Sin noticias de lo de siempre, el Alfar, el Salvador, el Mercado de Abastos, el Centro de Mayores del Antiguo Instituto, los planes de empleo prometidos hasta la saciedad, el “empujón” al comercio, el AVE, el nodo logístico. Qué aburimiento, mes tras mes la misma lista.

Eso sí, los fastos de la Virgen, en cuyas alturas habito, han sido muy lucidos, con alfombras de flores y muchas misas. [F] Y muchas cosas de comer -poca artesanía-en la muestra que se ha colocado en el Paseo de los Arqueros por Ferias.

[colored_box color=”blue”]

ARTESANÍA COMESTIBLE

No sé qué criterio se ha seguido para elegir a los “artesanos” que han sentado sus reales en el Paseo de los Arqueros durante la feria de San Mateo. Tampoco me consta si las ausencias eran voluntarias o forzosas y, en cualquier caso, por el sitio elegido, paso obligado a todas partes, ha sido una muestra muy concurrida. Pero no de Artesanía. Una, que ya tiene sus años, recuerda las Ferias con ceramistas, bordadoras, artesanos del cuero, de la madera, del vidrio… Recuerda a lo mejor de cada casa mostrando su buen hacer en la calle, incluso con talleres, tornos, pinturas y demás utensilios propios de nuestros oficios más tradicionales y que, como todos, o aún más, están atravesando un difícil momento.

Que no diga yo que sea fácil para quienes elaboran tortas, magdalenas, panes, quesos, embutidos, mermeladas, productos cosméticos, empanadas y hasta bocatas. Pero no es lo mismo. La artesanía “comestible” debería tener espacio propio, como se ha hecho en otras ocasiones. Y dejar que la cerámica, la nuestra, luzca en todo su esplendor y sin olor a chorizo.

[/colored_box]

Dejar respuesta