Aquí y ahora

0

AQUÍ Y AHORA


Miguel Ángel Sánchez

Terminó un año y comenzó otro. Los días, las semanas, los años pasan sin que seamos capaces de atarlos, de cerrarlos. Van sumando y el tiempo se acelera, se nos escapan los años, huyen rápidos por una autopista perfectamente pavimentada hacia no se sabe dónde. Tengo la impresión de que el tiempo cada vez corre más deprisa, que se escapa como cuando meto la mano debajo de una fuente de Gredos y el agua cae fría del caño, y se escapa entre los dedos, y sólo me puedo llevar unas gotas a la boca.

Aquí y ahora. El tiempo troceado en rodajas finas, como lajas de hojaldre, es imposible de agarrar, quizá porque no tengamos un principio, un fin, hitos; las estaciones pasan sin sentir, ya no observamos la luna ni sus fases, sólo quedan las grullas en el cielo, subiendo bajando, para decirnos que algo cambia. Todo va deprisa, somos esclavos de un tiempo que no sabemos agarrar, parar, observar, disfrutar. El año nuevo ha llegado de nuevo. Agarremos cada día.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta