La Cervantina, “Versiones y diversiones sobre textos de Cervantes”

0
ron-lala-cervantina-foto-david-ruiz-1992b
Compañía de teatro Ron Lalá
Entrevista realizada por: Roberto Ramos

Cervantina promete ser algo diferente, fresco, una aproximación al universo creativo de Cervantes, el mayor autor de nuestras letras. Ha sido premiada en el Festival Internacional FIOT Carballo 2016. En esta obra, se hace un repaso al lado humano de Cervantes, repasando sus mejores obras desde un punto de vista diferente.

El día 6 de diciembre a las 19.30 horas, en el Teatro Palenque, podremos disfrutar de esta maravillosa obra. Como adelanto, hemos entrevistado a la compañía creadora de este mundo cervantino, Ron Lalá.

Por lo que vemos sois una compañía para nada convencional, ¿cómo ha sido el camino para llegar al lugar en el que estáis?

Un camino largo, difícil, lleno de dificultades económicas, pero nunca artísticas; desde los inicios como grupo de poesía y música hasta nuestro actual “momento dulce” de giras internacionales pasando por nuestra etapa en el teatro underground, nunca nos ha faltado la ilusión por nuestro proyecto, el entusiasmo por hacer lo que más nos gusta y el convencimiento de que, al final, lograríamos vivir de ello. Ahora parece un sueño cumplido.

Viendo lo que tenéis ahora mismo en cartel, podemos apreciar que bebéis de los clásicos, ¿ya no se hace teatro como el de antes o pensáis que la producción teatral está en un buen momento? 

Vivimos un momento fascinante del teatro español contemporáneo: creatividad a espuertas, profesionalidad a raudales. Pero las trabas y miopía de las instituciones culturales, la falta de una consideración seria de los valores de la cultura y la educación como pilares sociales hacen que los que nos dedicamos al teatro tengamos muy difícil sacar adelante nuestros proyectos y giras, enfocar nuestras empresas, exportar nuestras producciones, etc. No es solo un problema de presupuestos e impuestos: se requiere un cambio de conciencia estatal sobre la cultura, que podría y debería ser el principal activo de España. Sí, bebemos de los clásicos, porque en ellos están todas las respuestas, porque son presente continuo y porque un diálogo fructífero con el pasado produce nuevas respuestas para el futuro.

La venta de literatura dramática está poco generalizada, aunque vemos que la gente sí que acude a los teatros, ¿qué le diríais a un joven que se decide, de manera suicida, a iniciarse en la escritura en este género? 

El teatro se escribe para el escenario, para la representación. Un joven que se inicia en la escritura dramática es un arriesgado, no un suicida, porque entonces nosotros ya estaríamos muertos. Hay mucho teatro de muchos tipos, muchos espectadores, mucha sed de ese arte de lo inmediato. Nuestros consejos para los artistas jóvenes son los mismos que nos transmitieron a nosotros los mayores: que funden sus propios proyectos, que piensen en el teatro como arte colectivo y que cultiven su mente y su cuerpo. Es decir: impulso, generosidad y cultura.

Es posible que desde la educación reglada no se enfoque bien la iniciación a la literatura y que, al final, lo que más se lean sean los grandes ventas, ¿creéis que esto tiene alguna solución?

Sí, una solución compleja y profunda de la que esperamos formar una pequeña parte con nuestra difusión del humor cervantino como llave de acceso a la cultura humanista. Convertir la cultura en un asunto de Estado. Conferir a la educación todos los recursos necesarios para que en las próximas generaciones florezca una intelectualidad democrática al margen de los dictámenes de las grandes multinacionales. No se trata de que se lean libros minoritarios o superventas (no todos los superventas son malos libros); se trata de que la sociedad aprenda a leer, razonar por sí misma, dialogar y transformar el mundo de forma colectiva.

Vuestra obra la presentáis como “Versiones y diversiones sobre textos de Cervantes”. Promete ser recordada por el público, ¿cuál es el punto fuerte de esta puesta en escena? 

Queremos creer que nuestra propuesta invita a descubrir o conocer a Cervantes sin el polvo y la caspa de una mirada mitificadora o prejuiciosa. Con las herramientas del estilo escénico de Ron Lalá (ritmo, humor, música en directo) intentamos que los espectadores rían, se emocionen y se contagien del virus de “cervantina”.

Si tuvierais que convencer a nuestros lectores para que vayan a veros, ¿cómo lo haríais en unas pocas líneas?

Les diríamos que vengan a contagiarse de “cervantina”, una peligrosa pandemia de carcajadas, emociones, música en directo y reflexión, en busca de las claves del Cervantes más humano y universal: la libertad como horizonte, la justicia como base y la vida como fiesta.

h94d1355
La compañía Ron Lalá durante una actuación con su espectáculo “La Cervantina”.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta