Entrevista: Pilar Campillejo

0

Portavoz de “Tierras de Cerámica”

Pilar Cqmpillejo

Hasta hace unos años sabía poco o nada de cerámica, más allá de contar en casa con uno de esos relojes que se compraban camino de Extremadura, cuando la carretera general aún pasaba por el centro de la ciudad. Ahora, es la voz del colectivo Tierras de Cerámica, empeñado en poner nuestra artesanía más tradicional en el mapa del mundo, a través de la declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Pilar Campillejo es la chica de moda, y en pocos meses ha recibido el reconocimiento de la Asociación de Periodistas y el de la ciudad, siendo pregonera de Mondas.
MS. Muchos reconocimientos, y muy talaveranos, para una madrileña que ha vivido en Ciudad Real y que lleva en esta ciudad 14 años…
Sí, es todo un poco abrumador. Empezamos esta aventura hablando entre amigos, tomando un café, y luego todo ha sucedido muy deprisa. Aunque hay detrás muchos meses de trabajo con muy pocos medios, y un grupo de personas muy comprometidas, aunque yo sea la portavoz.
MS. Es licenciada en Historia y conoce Talavera porque ha trabajado esporádicamente como guía en distintos puntos de la ciudad ¿Cuándo descubrió la cerámica?
Conocía nada más que lo que veía en las tiendas de la carretera, cuando íbamos a Extremadura. Y tener, sólo tenía uno de esos relojes que había en todas las cocinas. Cuando llegué aquí, empecé a pasear, a ver la cerámica en la calle, en el Prado, en algunas fachadas, en el Museo, y en la Basílica sobre todo. No somos conscientes del lujo que supone tener ahí mismo, al alcance de todos, incluso en el exterior, una joya como la cerámica de la Virgen. Y que es verdad que como la tenemos ahí, no la valoramos como se merece.
MS. ¿Cuándo decidieron que habría que hacer algo para protegerla?
Pues surgió como surgen estas cosas, comentando con un grupo de amigos lo triste que sería que se perdiera para siempre la técnica tradicional, la forma de hacer cerámica, que es sólo de aquí y de Puente, que forma parte de nuestra manera de ser, y que ha hecho como es a la gente de esta tierra. Creímos que era el momento oportuno, dadas las dificultades por las que pasan los ceramistas, y la desaparición de talleres, de hacer algo.
MS. Y nació Tierras de Cerámica.
Sí. Éramos seis personas, y ahora somos setenta, y hay mucha más gente interesada. Hemos trabajado mucho y con muy pocos medios para elaborar el expediente y para conseguir que sea declarada Bien de Interés Cultural por la Junta, que es el primer paso.

“Tenemos que saber valorar y cuidar este legado”

MS. Justamente esta semana, el Diario Oficial de Castilla-La Mancha publica el expediente para la declaración de la cerámica de Talavera y Puente como BIC.
Ha sido una alegría. Queríamos que se hiciera antes de las elecciones, porque de otra forma, se retrasaría unos meses, con los cambios de Gobierno y esas cosas. Ahora, Si durante el periodo de exposición pública no se presentaran alegaciones, la declaración podría estar en un mes
MS. ¿Cuál es el siguiente paso?
Pues ya es desarrollar el  proyecto Unesco, una vez salvado este requisito indispensable. De todas formas, no hemos estado parados, sino que hemos estando recopilando apoyos a todos los niveles de la sociedad, y planificación las acciones a seguir.
MS. Ahora toca difundirlo en la sociedad y hacernos partícipes a todos.
Sí. La UNESCO valora sobre todo el apoyo de la sociedad en general, además de la de Talavera y Puente. Por eso hay que comenzar a difundirlo a nivel regional y nacional; se trata de crear un movimiento de conciencia colectiva en torno a la cerámica artística que es nuestra seña de identidad. Tenemos que recopilar mucha documentación, tanto física como material audiovisual y de tradición oral, que es otro requisito de la Unesco.

“Aunque las instituciones colaboren, lo importante es la base social de la propuesta”

MS. Aunque sea un proyecto ciudadano, aunque se busque la base social, entiendo que la complicidad y el apoyo de las Instituciones tiene que ser fundamental.
Claro. No podemos hacerlo solos. Nuestra idea es que la cerámica esté presente en la vida de Talavera a todos los niveles. Que forme parte de la educación de los niños, que los jóvenes, los mayores o las mujeres tengan también su lugar, a través de talleres, de concursos de relatos relacionados con el barro, que se pueda grabar un documental recogiendo aspectos particulares… Este tiene que ser el gran proyecto cultural de Talavera para los próximos años. Y por supuesto, para materializarlo necesitamos apoyos.
MS. Y mucha dedicación.
Nosotros no estamos aquí por dinero. Para que te hagas una idea, los socios pagan 5 euros, que nos han llegado para hacer las fotocopias y nada más. Tampoco somos ceramistas ni arqueólogos. Entendemos que hay que proteger la técnica, pero que la cerámica, tanto la ornamental como la dedicada a otros usos, tiene que seguir su camino de renovación. No es excluyente y ahora mismo se están haciendo excelentes piezas modernas y originales, pero con la técnica tradicional, que es la que queremos que se proteja.
MS. Han conseguido implicar a todas las fuerzas políticas.
Sí, hay que aprovechar el momento, y en plena campaña electoral conseguimos reunir a las seis candidaturas para que firmaran un documento de apoyo.
MS. ¿Qué opinan los ceramistas?
Ellos están muy orgullosos de lo que hacen. Es verdad que la crisis los ha golpeado muy duramente, pero creo que este proyecto también les puede ayudar. Y puede servir para acabar con las reticencias entre Talavera y Puente del Arzobispo, porque juntos somos más fuertes.
MS. Para terminar, ¿Se ha enamorado de alguna pieza en particular? Algo que le gustaría tener en casa.
De muchas. Siempre que veo las vajillas digo que tengo que hacerme con una, aunque sea a piezas. Pero enamorarme… De uno de los leones de Ruiz de Luna que están en el Museo. Voy a visitarlo a menudo.

[colored_box color=”blue”]

SU OTRO CABALLO DE BATALLA

Debería decir “caballos”, en plural, porque son muchos. Los que tiene la moto en la que, dos días después de realizar esta entrevista, se disponía a subir para recorrer Escocia. La moto es su otra gran pasión, que comparte con su marido y que le permite conocer tierras y lugares nuevos. Aunque afirma que ya “tiene una edad”, y dos hijos, de 23 y 21 años, a Pilar Campillejo le sobra pasión para compartirla entre todos sus intereses, la Historia, el Patrimonio (“no me canso de visitar el Alfar del Carmen”) y ahora la cerámica, que le ha llevado a descubrir que en un remoto pueblo de Rumanía también cuentan con técnicas particulares, o que la UNESCO, además del flamenco o la cetrería, protege danzas rituales, tradiciones orales, músicas del mundo y, por qué no, la cerámica de Talavera y Puente.[/colored_box]

Dejar respuesta