Entrevistamos a Ángela y Rosa

0

ENTREVISTAMOS A ÁNGELA Y ROSA


 

Ángela Zarzoso y Rosa Dulanto contrajeron matrimonio en Talavera el 27 de junio de 2015. A través de esta entrevista relatan lo que supone para ellas el Día del Orgullo LGTBI.

“Queda mucho barro por moldear”

¿Qué representa para vosotras el día del Orgullo LGTBI?

Ángela: Es mi día, pero tengo sentimientos encontrados. Por un lado admiración por los transexuales de Stone Wall, que este año se celebra 50 años de aquella manifestación, y también admiración por todas aquellas personas del colectivo que sufrieron la represión en la época de la dictadura. A la vez siento también indignación, porque en esos días suelen salir comentarios lgtbifóbicos.

Rosa: Un derecho y un deber. Un derecho, o más bien un privilegio que nos permite decir alto, claro y públicamente quiénes somos, y un deber por quienes dieron la cara y regalaron su libertad pensando en su futuro.

¿Acepta la sociedad las parejas del mismo sexo?

Ángela: Mayoritariamente me atrevería a decir que si, aunque también hay un síndrome del “pero”. Frases como: “se pueden casar, pero…”, “tengo muchos amigos del colectivo, pero”…, “la escuela esta para educar, pero…”, “se pueden amar, pero…”, todos estos “peros” que como digo no son mayoritarios pero sí existen, lo cual me hace pensar que las leyes van evolucionando más rápido que la propia sociedad. Pero queda mucho barro por moldear.

Rosa: Si con aceptar preguntas si la sociedad tolera o incluso se resigna a que existan parejas homosexuales, sí. Si te refieres a una sociedad que considera que parejas como la nuestra deben tener los mismos derechos y de entrada, el mismo trato que cualquier otra pareja heterosexual, entonces no, aún no. Aún la sociedad no acepta en su conjunto a las parejas del mismo sexo, pero en Europa, y particularmente en España, siento que nos estamos acercando mucho a ello.

¿Han tenido algún problema por su condición sexual?

Ángela: Sí, he tenido que escuchar en Talavera que mi matrimonio lo describieran de esta forma: “si juntas una yegua con un asno, te sale una mula, no un caballo”. Y lo más triste es que fuese en una reunión de trabajo y nadie dijera nada. También a mi mujer la ponen como diana, pues no ha nacido en este país, por lo que además de lesbifobia hemos padecido racismo.

Rosa: Cuando estaba soltera sí tuve problemas, pero por algún motivo una vez casada no nos ha pasado nada de nada. Al principio lo que hubo fue una especie de autocensura. Ni siquiera cuando salíamos de juerga nos libramos de esa absurda precaución. Eso sí, cuando íbamos a Madrid, Valencia o Castellón, de donde es mi mujer, la autocensura desaparecía. Con los años ya no nos damos ni cuenta en dónde estamos y si queremos cogernos de la mano o darnos un pico, lo hacemos, a menos que viajemos a un país en donde sabemos que, por nuestra seguridad, es mejor tomar precauciones.

¿Qué dirían a la gente que aún sigue ocultando su condición sexual por miedo al qué dirán?

Ángela: Ante todo siento mucho respeto de esa decisión tan personal. Cada persona tiene sus tiempos en presentarse tal como es y siente. Sí les preguntaría a las personas de más de 25 años que viven en Talavera cómo se sienten con esa invisibilización tan arraigada en los genes de la ciudad, pues lo extraño se ha convertido en lo cotidiano, que es la invisibilización. No hay nada de enfermizo ni de lujuria en demostrar el amor en la calle, el amor es lo más bonito que tiene el ser humano desde el concepto existencial.

Rosa: El miedo al qué dirán no debería ser una razón para decidir absolutamente nada. Otra cosa es el miedo al rechazo, a la burla, al acoso. Hasta que el contexto en el que se sale del armario LGTBI no ofrezca las mismas libertades que existen para todos los demás, entiendo perfectamente que las personas oculten su orientación sexual.

¿Qué les pedirían a los políticos?

Ángela: Les pediría que sus políticas sean para todos. Es necesario que se unan para trabajar para en esa visibilización tan necesaria y que la lgtbifobia que describía antes no exista en Talavera. Sus políticas deben abarcar los 365 días del año. Que miren lo que está sucediendo por ejemplo a la Comunitat Valenciana, que tiene Ley LGTBI y Ley Trans.

Rosa: Que como mínimo se lean bien la Constitución, empezando por el Preámbulo, que declara el deseo de justicia, libertad y seguridad para todos. Luego está la elaboración, desarrollo y aplicación de leyes que amparen y protejan a las personas contra todo tipo de violencia o discriminación. Y que si tienen poco margen de acción que pidan ayuda a quienes tienen experiencia.

¿Qué opinan de partidos como Vox?

Ángela: A algunos les gustaría leer que les tengo miedo. Todo lo contrario. Me enseñaron mis padres a respetar a todo el mundo, incluso al que piensa diferente. Este partido personalmente no lo veo nuevo, sino más bien viejuno. Ello no quita que si ellos quieren aniquilar los derechos ya obtenidos con gran valentía, gran parte de la ciudadanía nos pongamos enfrente y les digamos por aquí no. Por cierto, sí les agradezco la creación de ‘Gaysper’, que es una monada.

Rosa: Por un lado, me alegro que hayan salido del armario. Por otro, me temo que sus líderes son incluso más anticonstitucionalistas que los independentistas más radicales. Es un partido que no verifica las fuentes y termina lanzando una buena cantidad de bulos muy dañinos. Me da la impresión de que buena parte de la gente que les vota de corazón no se considera ni machista ni xenófoba.

¿Cómo ven el futuro del Colectivo LGTBI?

Ángela: Con mucha ilusión. Por primera vez en esta ciudad vamos a tener un Orgullo con lo que ello conlleva. Lo veo rompiendo el caparazón de invisibilidad.

Rosa: Será el mismo futuro que el del resto de la humanidad.

Dejar respuesta