Entrevista: Dani Juárez

0

DaniJuarezSus 22 añitos crecen y se hacen enormes cuando tiene un saxo entre las manos, y más si está en lo alto de un escenario. Dani Juárez se transfigura interpretando, y lo transmite, transmite seguridad, confianza y, como el jazz, libertad. Acabamos de disfrutar de su buen hacer en el Festival de Jazz de Talavera, y tardaremos un tiempo en volverlo a oír, porque se marcha a una prestigiosa escuela americana para seguir aprendiendo, para seguir creciendo. Considera que la formación musical, por enriquecedora, debería ser parte de la enseñanza obligatoria y anima a todos los padres a que, como hizo el suyo con él, fomenten en sus hijos el gusto por la música, por la buena música.

“LA MÚSICA DEBERÍA SER ASIGNATURA OBLIGATORIA”

MS. Has comentado en varias ocasiones que tu padre fue fundamental para despertar tu amor por la música. Si, mi padre (Francisco Juárez) me ponía Jazz y Latin Jazz desde muy pequeño. Le estoy muy agradecido, porque gracias a eso puedo decir que considero el Jazz como mi tradición musical. Mi padre formó parte de la orquesta de baile “Nuevo Mundo” en los años 80. Nos viene de ahí la rama musical. Me pasé al saxo cuando me dieron la posibilidad de estudiar con Oscar Iris en la escuela de música. Años más tarde aconsejado por él recibí clases con grandes como Bobby Martínez y Bob Sands en Madrid.

“La influencia de mi familia, y de mi padre en particular, ha sido fundamental en mi vida”

MS.¿Cómo fue tu etapa estudiando en el País Vasco en Musikene? La verdad es que aprendí muchísimas cosas durante esos cuatro años, estudiando junto con maestros como Miguel Blanco, Mariano Díaz, Guillermo McGill, Joaquín Chacón, Alejandro Mingot, Andrzej Olejniczak, Mikel Andueza, Jo Krause, Francesc Capella, Roger Mas, Bob Sands, Carlos Martín, Miguel López, Mark Barnes, Patri Goialde, Javier Juanco, Sorkunde Idigoras, Jasone Alba, Ane Landa. Espero no dejarme a ninguno/a. Y además tuve la suerte de conocer a una gran cantidad de compañeros con los que he compartido muchas experiencias musicales y personales estupendas.

MS. Es difícil vivir de cualquier tipo de música ¿Se puede vivir del jazz?
Es difícil, pero no imposible. En lo que al Jazz respecta, hay posibilidades dentro del ámbito de la docencia en escuelas de música y conservatorios. Aunque hace falta que los que tienen la potestad se empiecen a preocupar un poco más de la cultura (que es algo totalmente necesario para la sociedad. También hay posibilidad de tocar en jazz clubs y festivales, es cuestión de que los programadores apuesten por nuevos proyectos.

MS. Tu disco, Camino, está funcionando bien…
Bueno, creo que podría haber ido mejor, precisamente por lo último que comentaba en la pregunta anterior. Por suerte hubo tres sitios donde hemos podido presentar el trabajo: Bilbaina Jazz Club (Bilbao), Hacería Jazz Club (Bilbao), y Bogui Jazz Club (Madrid). Estamos muy agradecidos por haber podido tocar en estos fabulosos jazz clubs. Necesitamos tocar en directo la música que hemos grabado en el CD ya que, de lo contrario, sería un esfuerzo escondido. Sería como dejar que un gran pintor pintase un estupendo cuadro, pero lo dejase guardado en casa sin poder exponerlo- Tocar en vivo es mostrar la creación artística de la mejor forma posible, frente a la gente que esté abierta y dispuesta a disfrutar de ello.

MS. Creo que el jazz es pasión, tocar con las tripas y con todos los sentidos, ¿Eso te define? Creo que sí. Diría que el Jazz y la improvisación es algo sin lo cual no podríamos ser libres. La improvisación es algo maravilloso que, cuando se hace de verdad, de corazón, es pura creación única. Los músicos necesitamos expresarnos creando sonoridades y atmósferas a las que sólo podemos llegar mediante las vibraciones y sensaciones que nos produce la propia música. Pueden parecer conceptos muy etéreos, pero realmente existen. Es por eso que la vida sin música no sería lo mismo, debemos tomar consciencia de ello.

“El jazz es libertad, la improvisación es maravillosa”

MS. Muchos grandes intérpretes de jazz se “transfiguran” cuando suben a un escenario ¿Es tu caso? ¿Puedes decir con el saxo todo lo que no dirías con palabras?
Es cierto que cambio cuando subo a un escenario. Siento que puedo contar lo que me apetece, sea lo que sea. El hecho de poder transformar en notas todo lo que vivo es algo genial, ya que no se le hace daño a nadie dentro de la música. Una vez que esto pasa, las únicas palabras que hace falta decir son las del título del tema.

MS. Supongo que en esta disciplina nunca se termina de aprender, o es un aprendizaje constante ¿Hasta dónde quieres llegar? Exacto, siempre hay algo más que aprender. Día a día las nuevas experiencias musicales nos hacen reflexionar sobre muchos aspectos, no sólo a nivel musical. Supongo que llegaré hasta donde pueda, siempre estoy dispuesto a aprender nuevos conceptos. Sobre todo busco ser feliz creando mi propia música y compartiéndola.

MS. Te marchas ahora a Estados Unidos a aprender en el mejor sitio, ¿Qué esperas de esta experiencia? La Manhattan School of Music es una de las escuelas más prestigiosas de New York. He tenido enorme la suerte de pasar el examen y ser seleccionado para estudiar un máster de dos años. Espero aprender todo lo que pueda acerca del saxofón, de la música y de la vida.

MS. Está el jazz en un buen momento en España? Ahora hay muchos festivales, y muchos jóvenes valores que suenan muy bien.
Lo está a nivel de creación artística. Como bien dices hay estupendos proyectos con grandes músicos al frente, algunos muy jóvenes. Lo que hace falta es aún más apoyo de las instituciones, festivales y locales de música en directo.

“Estoy muy ilusionado con la etapa que comienzo en la Manhattan School of Music. ”

MS. Has participado en el Festival de Jazz de Talavera ¿Cómo ha sido la experiencia?
Tocar en casa es un gran placer. Muy reconfortante, como siempre. Mil gracias al festival por contar con nosotros de nuevo y seguir apoyándonos.

MS. ¿Algún lugar de Talavera te ha inspirado especialmente para componer?
Aún no, pero estoy seguro de que me inspirará. Mi etapa compositiva más prolífera la he vivido en Donostia. Esto está plasmado en “Caminos”, y. también en recientes Cd de grupos de los que formo parte. Espero que muy pronto mi querida ciudad me inspire para crear algo nuevo.

MS.¿Qué músicos han sido tu referencia?
He tenido y tengo muchísimas influencias, sobre todo de jazz, aunque también de más géneros musicales. No sólo me han influido saxofonistas, sino más tipos de instrumentistas y vocalistas. Son tantos que jamás terminaría la lista. Por citar algunos diría Avishai Cohen, Robert Glasper, Nir Felder, Walter Smith III, Ambrose Akinmusire, Jonh Coltrane, Miles… y grupos como Hiatus Kaiyote, Nirvana, Foofighters, Radiohead, The Jazz Messengers, The next Colective…en fin, un poco de todo.

MS. ¿Con quién te gustaría tocar?
Mi sueño sería poder tocar con músicos como el contrabajista Avishai Cohen, o el pianista Tigran Hamasyan. Aprendo mucho de su música, sobre todo de la forma en que moldean la rítmica en el espacio-tiempo para crear nuevas atmósferas.

MS. Un consejo para quienes quieran iniciarse en la música.
Que se dejen llevar. Que escuchen toda la música que puedan, huyendo de las basuras comerciales (como el insultantemente machista “reggaetón” o el “pop discotequero barato”, que no representan para nada  el esfuerzo empleado en la creación del arte musical de verdad). Que no tengan complejos porque la música es para disfrutar tocando, creando, escuchando y aprendiendo. Que si les gusta de corazón, jamás lo abandonen.

LA MADUREZ DE UN JOVEN MÚSICO

Daniel Juárez rompe moldes. La pasión que demuestra tocando se transforma en sensatez y madurez apenas baja de las tablas. Tiene claro que su futuro es la música, y no pierde ocasión de agradecer a sus padres el ambiente propicio que crearon en casa:”Fui aprendiendo sólo con escuchar. Cuando eres un niño es mucho más fácil y rápido aprender las cosas”. Considera que la música debería ser una asignatura fundamental en los colegios, no sólo a nivel teórico sino también práctico. Y sin pretender ofender a nadie, asegura estar cansado de los padres que prefieren que sus hijos caigan en tópicos (como jugar al fútbol) en vez de dedicar su tiempo a formarse con otras cosas más productivas. “Lo siento si a alguien le molesta, pero mi sensación es que a los niños no se les abre un abanico de posibilidades como es debido”. Cree que hay que cambiar y renovar la mentalidad, y que el arte y la cultura en general deberían ser más valorados. Sabe que no ha elegido un camino fácil, pero es el suyo, el que quiere seguir y para el que lleva preparándose toda la vida.

Dejar respuesta