En memoria de las bisabuelas

0

EN MEMORIA DE LAS BISABUELAS


El día 8 de marzo se celebra, mundialmente, el Día Internacional de la Mujer. Hay quien opina que no es necesaria tal celebración, como si el hecho de que la mujer haya accedido al mercado laboral, borre de un plumazo las deficiencias del sistema, o entierre en el subconsciente colectivo el duro pasado marcado por el acceso de las féminas al campo de trabajo.

Dicen que recordar la historia, nos ayuda a no repetir errores. Así que, rememoremos la razón por la cual esta fecha está marcada en el calendario. En 1857 y en 1908, no se sabe a ciencia cierta si fue justo el 8 de marzo de ambos años, se produjeron las primeras huelgas femeninas en EEUU para protestar por las pésimas condiciones en las que trabajaban las mujeres. Reclamaban la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas, un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos, y el fin de la explotación infantil. La primera acabó con represión policial. Pero en la segunda murieron más de un centenar de mujeres en un incendio que se atribuye al dueño de la fábrica en la que trabajaban, como revancha a esa huelga.

Comparando algunas de las reivindicaciones que nuestras bisabuelas encabezaron, lo cierto es que, aún queda mucho por hacer. Los datos no mienten. En España, la brecha salarial está en un 14,9%, es decir, ellas cobran un 85,1% del sueldo diario de sus colegas masculinos. En la provincia de Toledo, la Encuesta de Población Activa arroja unas cifras esclarecedoras. Mientras que los hombres parados han aumentado en 2.300, las mujeres paradas aumentaron en 5.300. Esta diferencia se acentúa con las cargas familiares. Progresar en el trabajo o conseguir un aumento de sueldo se convierten en quimeras cuando los bebés aparecen. La secretaria de organización de CCOO Toledo, Mayte García, recuerda su experiencia hace unos años, tras tener a sus hijas. Automáticamente después de terminar su baja maternal, fue despedida de una empresa privada para la que estuvo trabajando 10 años.

Para este día, los sindicatos del país, convocan una huelga a nivel nacional. Una huelga que para García, es, además de laboral, “una huelga de cuidados, educativa, de consumo… un aspecto más de la movilización mundial del movimiento feminista”. García resalta la precariedad y la parcialidad laboral obligada que sufren las mujeres. Estas dos características influyen negativamente “en las pensiones que recibirán, en los subsidios por desempleo, etc”.

En Talavera, el Instituto de la Mujer junto con la Concejalía de Igualdad llevan a cabo diversas actividades a propósito de esta fecha. Una carrera, una jornada de networking para mujeres, o una obra de teatro centrada en la mujer. “Con ello pretendemos llevar el mensaje de que aún falta mucho por hacer a todas las edades de la población y en ambientes muy distintos” ha comentado a Cover la concejala de Igualdad, Ana Santamaría.

Lo dicho, queda mucho por hacer. “No hace falta ser anti-hombre para ser pro-mujer” (Jane Galvin Lewis)

Por Susana Hormigos.

 

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta