ETERNO TRASVASE

0

ETERNO TRASVASE


El Trasvase Tajo-Segura fue incluido por vez primera en los planes hidrográficos de la Segunda República, cuando se encomendó al ingeniero Manuel Lorenzo Pardo que llevara a cabo un Plan Nacional para el aprovechamiento de las aguas. No obstante, el estallido de la guerra y la dictadura pospusieron este Plan hasta 1979, fecha en la que el Tajo prestaba agua al Segura por primera vez. Desde entonces los trasvases han sido constantes.
Desde mayo de 2017 no se había realizado ninguno debido a la sequía. Hasta que el 12 de abril de este año se abrieron de nuevo las compuertas, que volverán a abrirse en mayo y junio.
Según la LEY 10/2001, de 5 de julio, del Plan Hidrológico Nacional, el objetivo de los trasvases es “la regulación de las transferencias de recursos hidráulicos, como solución para procurar una satisfacción racional de las demandas en todo el territorio nacional”.
Si el trasvase supone una solución racional que responde al principio de solidaridad entre regiones, entonces, ¿cuál es el problema?
Tal y como explicó el presidente Regional, Emiliano García Page, se sabe que “por el trasvase empieza a pasar tanto agua como por el Tajo, y vemos que tiene tantos desperfectos como para decir que se está despilfarrando una enorme cantidad del agua del Tajo”.
Para la consejera de Fomento, Agustina García Élez, la autorización de este último trasvase es directamente “una traición a Castilla la Mancha”. Según Élez “el principal problema está en que en una mesa se reúnen las comunidades valenciana y de Murcia, los SCRATS (Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo Segura), las confederaciones del Tajo y del Segura, y el Ministerio; pero ningún representante más”.
Que Castilla la Mancha esté en esta Mesa es uno de los objetivos del gobierno Regional, así como el de aumentar el mínimo de agua requerido para que sea posible hacer el trasvase y que actualmente se sitúa en los 400 hm cúbicos. Siempre que se rebase esta cifra, se procederá al mismo. El Gobierno de Castilla la Mancha ya ha enviado una petición al Ministerio para aumentarla a 510 hm cúbicos.
Ni siquiera esta cantidad indicaría que al río Tajo le sobra agua para trasvasar. Los embalses de cabecera se encuentran, sí, por encima de los 400 hm cúbicos, pero esto supone poco menos del 20% de su capacidad. Y es que otra de las razones por las que este trasvase es controvertido es por su infraestructura. Según la Plataforma en defensa de los ríos Tajo y Segura no es segura “una lámina mínima en Entrepeñas y Buendía que garantice su desarrollo económico; ni el agua para caudales ecológicos en el propio Tajo. Y todo ello sin necesidad de trasvasar, puesto que existen reservas suficientes en la cuenca del Segura.
El trasvase Tajo-Segura es una infraestructura anacrónica, generadora de desequilibrio y empobrecimiento territorial”
Hasta la fecha, estas denuncias han caído en saco roto, y el trasvase seguirá realizándose, puntualmente, en los mismos términos.

Por Susana Hormigos.

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta