TIENE QUE SER MEJOR

0

Jaime Ramos - Alcalde de Talavera

Por fuerza. Septiembre tiene que ser mejor que agosto, que julio, que el verano y que todo el año que llevamos a cuestas. Por lógica y porque peor no puede ser. En este mismo espacio despedíamos julio con eso de “tanta paz lleve como descanso deja”, y no sabíamos lo que nos esperaba.

Los datos del paro vuelven a darnos un sobresalto. O no, porque se veía venir. Mientras los políticos de toda España nos cuentan la milonga de los brotes verdes, de la recuperación, de los buenos datos por el turismo y la hostelería, aquí, ni eso, ni un descenso pequeñito en las agobiantes cifras del desempleo, aunque fuera por contratos de camareros y de un par de días a la semana. Alguien debería hacer algo, digo yo.

Pero la noticia del mes, no por esperada menos triste, ha sido sin duda el fallecimiento del alcalde, Gonzalo Lago [A], que no pudo superar la cruel enfermedad que padecía desde hace poco menos de un año. Aunque en los últimos meses estaba apartado de la actividad municipal, ante el empeoramiento de su estado de salud, la noticia cayó como un mazazo entre los talaveranos. Muchas muestras de dolor, luto oficial y funeral multitudinario. Descanse en paz.

Otra noticia luctuosa, esta vez de la comarca. La muerte del religioso Miguel Pajares, de la Iglesuela, que no pudo superar el ébola que se trajo de África. Y por el contrario, la alegría de conocer que un talaverano, Rafael Martínez [D], ha sobrevivido a un naufragio en Indonesia, en el que han desaparecido otros dos españoles. Nos alegramos por la familia del joven y por todos sus amigos. Otra buena noticia, la joven Ángela, que sufrió un disparo de escopeta el pasado mes, ya se recupera en casa.

Pero la vida sigue, y estrenamos mes con nuevo alcalde. Jaime Ramos [B] no es un desconocido para esta cigüeña que les habla, pero habrá que ver cómo maneja el bastón de mando, que hay muchas cosas por hacer. Todas las que no se han hecho en estos tres años y las que demandan los tiempos y las circunstancias. Nuestros mejores deseos, porque las cigüeñas ya estamos un poco hartas de ver sufrir a los talaveranos, de ver cómo se marchan y como afrontan el día a día con todas las dificultades del mundo.

Poco hay que contar de la actividad municipal en agosto, sumida en los sopores del verano (y no sólo del verano, pero esto es cosa mía). Ni rastro de programación cultural, que sólo se asomó tímidamente al mes de julio, ni de obras de reparación [C], y no será por falta de calles, aceras o parques que reparar, ni novedades que nos permitan afrontar el nuevo curso con esperanza. Más allá del rifirrafe del concejal de Juventud con el Consejo Local de los Jóvenes, o de la vergonzosa limitación de la tecnología wifi a un par de sitios de Talavera, poco sabemos de lo que hacen nuestros gobernantes.

Los comerciantes de la Corredera [E] y la Plaza del Reloj están en pie de guerra por la remodelación prevista en el Plan Urban, que parece que no gusta a nadie y que puede poner en peligro la actividad económica, ya de por sí bastante débil. Dice la portavoz del Gobierno que “no sabemos qué, pero algo se hará”. Pues para este viaje no necesitábamos alforjas.

Menos mal que las fiestas de barrio y el entusiasmo de los chicos de Always Elvis, siempre inventando cosas nuevas, rompen un poco la monotonía del mes. Qué tristeza, que una ciudad de tales dimensiones vea pasar un día tras otro sin nada excitante que hacer.

Afortunadamente, los incendios, que los ha habido, no nos han dado demasiados disgustos, y eso al menos es una buena noticia. El Hospital [F] también ha sido actualidad en agosto, y por nada bueno. A las quejas por falta de personal, por camas cerradas y urgencias a tope, se suma la muerte de una mujer, Marta Jiménez, cuya familia ha interpuesto denuncia, y un grave error con una niña pequeña tras una operación simple.

Empieza septiembre, un curso nuevo (y entra en vigor la nueva ley de Educación) y muchos viejos asuntos sin resolver. Ya sé que soy una cigüeña pesada, pero por mí que no quede. Sigo preguntando por la revitalización del comercio, por el Puente del Príncipe, sin farolas todavía. Y con el Salvador, que ya estaba terminado y que iba a ser un montón de cosas. Y con el Mercado de Abastos, que ya nos han contado varias versiones del retraso. Que si hacen falta excavaciones arqueológicas, que ahora no, que se quiere abrir a la comarca…Que se pasan los años, que se cerró con muchas prisas el centro de Artesanía y que nada de nada. Y lo mismo vale para el Alfar, esperando resignado convertirse en Biblioteca.

En fin, esperemos que nuestros munícipes hayan cogido fuerzas con las vacaciones de verano y vuelvan con alguna buena noticia que llevarnos al pico.

[colored_box color=”green”]

STOP DESAHUCIOS

Tengo las plumas en remojo desde que vengo escuchando que quieren desahuciar a mis parientes de La Colegial. Que ya se fueron y volvieron, y que ahora están otra vez en el alambre. Llevo un mes escuchando noticias terroríficas, que si descargas eléctricas para la que ose posarse en el tejado, que si un nuevo sistema que se ha puesto en otras catedrales, que si hacer nidos artificiales en el Tajo…

¿Y quien me dice a mi que no se plantean hacer lo propio en El Prado, en mi casa? A todo esto, parece que el invento de marras cuesta casi 25.000€, que a decir de los humanos es una cantidad altísima, y ahí andan los curas y los concejales decidiendo quien lo paga, y ya sabemos que la Iglesia tiene mal soltar. Sin contar con lo que costaría hacer nidos prefabricados en las islas del río. Y sin contar con que ya tenemos una edad, unas costumbres, artrosis a la que no le va bien la humedad, y una fijación con nuestra casa de siempre.

Digo yo que, con todos los respetos a los edificios históricos, hay cosas más importantes en las que gastarse el presupuesto público. Creo que está funcionando muy bien algo llamado PAH, que ayuda a la gente a conservar sus casas ¿harán lo propio con las cigüeñas?

[/colored_box]

Dejar respuesta