Proyecto Espacio Meta

0

Sandra, ¿a qué te dedicas?

Soy abogada colegiada en el ilustre colegio de Talavera de la Reina. Me colegié en el año 2000, ya hace 19 años y aquí estamos luchando a diario, porque nuestra profesión es de lucha diaria.

Y ¿por qué decides emprender en vez de buscar un trabajo?

Pues mira, ahí te puedo decir que me viene un poquito de casta, mi abuelo es un modelo a seguir en mi vida y fue un empresario muy importante aquí en la ciudad de Talavera.

¿Qué empresa tenía tu abuelo?

De guarnicionería, se llamaba Monturas Lucas. ¡La famosa montura Lucas! Efectivamente.

Mi abuelo José era una persona muy querida, llevo el nombre de Talavera por todos los rincones de España y del mundo. Aparte nos enseñó, a su familia, que teníamos que seguir luchando y emprendiendo y no tener miedo a la hora de hacerlo, entonces yo creo que es un poco de casta, como te digo.

Una empresaria ¿nace o se hace?

Yo creo que un poco las dos cosas, en mi caso, yo no me dedico efectivamente al mundo empresarial, soy profesional independiente pero podía tener la opción de ser contratada en un despacho grande o dedicarme a otro tipo de ejercicio por así decirlo, pero creo que tiene que ser ambas cosas :por un lado tienes que ser vocacional, yo lo tenía muy claro desde muy pequeña que quería ser abogada y quería luchar por los derechos de los demás y defender a las personas sobre todo las débiles y luego cuando ya empiezas a ejercer tu profesión te tienes que ir puliendo, adaptándote a los cambios. Actualmente vivimos en una era tecnológica entonces todo eso se tiene que ir acoplando, incluso en la abogacía. Hemos pasado de las notificaciones en papel a notificaciones a través de un sistema electrónico, entonces todo eso te hace estar renovándote constantemente y adaptarte. Por eso te digo que es necesario tener vocación y pulirte adquiriendo conocimientos durante toda tu vida.

¿Cuáles crees que han sido las habilidades más importantes para pasar de emprendedora a una profesional independiente consolidada?

Yo creo que lo más importante es darte tu permiso para ser lo que tú quieres ser, quitarte los miedos, los perjuicios y los prejuicios también y seguir para delante y sobre todo si cometes un error o tienes algún problema, todo es aprendizaje. Probablemente es una forma muy dura de aprender, pero quizá es la más consolidada porque jamás se te va a olvidar.

¿Cuál ha sido el error, la decepción o alguna situación en la que aprendiste algo importante para tu vida profesional?

Error, error, ¡hombre!, no te voy a decir que no he cometido errores porque eso que tire que el que esté libre de culpa, tire la primera piedra pero afortunadamente no he tenido un grave error el cual he sufrido pero si te digo que a lo largo de mi vida profesional sobre todo al principio cuando eres muy novata, cometes muchos errores los cuales como te he dicho antes vas aprendiendo y no los vuelves a cometer. Eso te despierta un alarma en el cual te hace aprender de esa situación y de no volverlos a cometer por eso creo que todo hasta los errores más graves son aprendizajes en la vida.

¿Por supuesto!, tenemos mucho miedo al fracaso, pero eso nos da la oportunidad para aprender.

Sobre la igualdad ¿ha sido difícil abrirse camino en tu profesión?

Yo en mi caso, no puedo decir que me he sentido infravalorada o tratada de una forma desigualitaria frente a un compañero varón, ¡ jamás!. Entre mis propios compañeros hombres no he sentido nunca ese desprecio, ni nada por el estilo. También te digo que es un sector que está muy concienciado y en mi caso particular, me siento muy a gusto con mis compañeros hombres y con mis compañeras mujeres.

Con tantos años de trayectoria, ¡habrás vivido muchas experiencias! ¿Nos cuentas alguna anécdota?

¡Te puedo contar miles! pero bueno, te voy a contar una que me pasó hace mucho tiempo, cuando nació mi tercer hijo en el año 2009, y tenía un par de mesecitos. Al principio cuando dabas a luz, no tenías baja maternal ni nada de nada, actualmente mis compañeras sí que disfrutan de ello. Tenía un juicio en Toledo entonces yo amamantaba a mi hijo y claro no le podía dejar aquí y yo irme porque no sabía cuánto tiempo iba a gastar, entonces decidí llevarmele junto con una compañera también abogada y decíamos: “bueno tú le tienes a las 11 y yo a las 12….malo ha de ser que no coincidamos y en lo que una está en el juicio la otra cuida al niño”. Llegó la hora de mi juicio, el juicio de la otra compañero se retrasó, y cuando me llamaron dije: “y yo ¿qué hago con el niño?”, pues con el padre del cliente: “por favor quédese usted aquí” y me metí dentro de la sala empezamos a celebrar el juicio y ¡¡una llantina, una llantina!! yo no estaba para nada concentrada, no sabía dónde meterme y entonces gracias a la procuradora paró el juicio y dijo: “señoría está oyendo usted el llanto de un bebé?” y dice sí, sí ,” pues mire perdone, es el hijo de la señora letrada, le importa que coja al niño y le pase dentro de la sala?”, yo me quedé que no sabía dónde meterme, pero claro también tenía la angustia de oír el llanto de mi hijo y con un desconsuelo. Así que la procuradora cogió al niño, le puso el chupete, él se me quedó mirando todo el juicio y continuamos. En ese caso me llamó mucho la atención porque la jueza dijo: “si no pasa nada, hay que conciliar la vida laboral con la familiar”.

Sandra, ¿Qué esperas de META al asociarte?

Pues espero que todo lo que se inicia con mucha ilusión se continúe con mucha ilusión y que tenga unos frutos próximos futuros y que sean bonitos porque realmente este tipo de asociaciones donde las mujeres se apoyan entre ellas es muy beneficioso y luego si encima estamos hablando de nuestra querida ciudad de Talavera que ha estado dormida, digámoslo así, en el sector empresarial, pues yo creo que todo este apoyo y esta ilusión debe de dar un buen resultado y creo que entre las mujeres nos debemos apoyar todas porque todas pasamos por la misma situación.

Un consejo para las emprendedoras que están comenzando

Pues yo creo que un poco lo que hemos dicho al principio, que se den permiso, que no tengan miedo y que no vean obstáculos. Que, si florece, perfecto, y que si no florece hay que probar otra cosa. Y sobre todo hay que tener ilusión, mucha ilusión.

Un adjetivo para definirte como abogada y lo mejor de esa vida

La dedicación y la vocación, porque yo creo que las cosas hechas con pasión siempre resultan en un sentido positivo y creo que mi profesión es apasionante, entonces no quiero que esa llama se apague. Y lo mejor de mi profesión es cuando ganas un juicio y te dan la razón, porque ves que el resultado del esfuerzo a merecido la pena.

En tu trayectoria de 19 años como abogada, cuáles han sido las acciones más importantes que has realizado para poderte mantener en este mundo de la abogacía.

Ufff, un poco complicado contestar a esta pregunta, pero quizás lo más difícil ha sido la conciliación familiar y quizás más duro, por así decirlo. Pero luego sales a flote de todo, porque sí que es cierto que las mujeres que trabajamos y que luego decidimos formar una familia, tenemos no la carga porque no son cargas, pero si a lo mejor el elemento importante de esa carga: sacar a los niños adelante en tanto estudios, alimentación y no me voy a poner a numerar todo, pero es la gran responsabilidad que supone tener hijos y quizá ha sido lo más duro. Afortunadamente hoy ha cambiado la situación de cuando yo tuve a mis hijos y es mucho más fácil, también creo que ha habido una evolución social respecto a esta responsabilidad puesto que nos hemos concienciado todos de que la mujer necesita trabajar, ya no solamente económicamente o por independencia, sino porque estamos preparadas para trabajar y nos hemos educado y nos hemos formado y seguimos formándonos.

Sandra Cifuentes Vázquez Lexgemsan, S.L.

C/ Mesones 26

Talavera de la Reina (Toledo) 925815123

sandracifuentes_abogada@yahoo.es

Dejar respuesta