Plazas Sin Alma

7

Nací en la calle Fernando de Rojas que une por el oeste la plaza de San Miguel con la del Salvador, pasando por la plaza Aravaca. Y me crié en la calle de San Miguel, que une igualmente las tres plazas, pero por el este. He conocido varias remodelaciones de las tres plazas y al menos en lo que a la del Salvador y de Aravaca se refiere, ninguna ha mejorado ni de lejos lo que había cuando de pequeño jugaba en ellas.
Pero el culmen del despropósito, de la ridiculez y del despilfarro es la “mierda” que están haciendo ahora.
En la plaza del Salvador, San Miguel 1 (2)a pocos metros de dos teatros, te colocan una especie de escenario de hierro y cemento enorme, que se carga toda la plaza. Lo que podía ser un espacio abierto, diáfano e integrador del entorno, en especial de la iglesia del Salvador, lo están convirtiendo en una especie de mamotreto lleno de impedimentos visuales y obstáculos a los viandantes. 250.000 euros desparramados en una ocurrencia fea e inútil.
En la plaza de San Miguel, en la que aún hay importantes restos de la antigua iglesia del mismo nombre, como la torre campanario, parte del pórtico y varios arcos mudéjares, está en una zona muy deprimida de la ciudad, en la que no hay aparcamientos, ni comercio, ni nada. Ahora se cargan todo el aparcamiento que había en la plaza, alicatan las paredes de un edificio en ruinas con un diseño de angelotes y floripondios horrible y se gastan otros 250.000 euros.
En las inmediaciones de esas dos plazas estaba el antiguo convento de la Madre de Dios, donde fue enterrado Fernando de Rojas. Habría sido el momento ideal de reivindicar tan importante figura de nuestra ciudad y en veSan Miguel 2z de angelotes, o lo que sea, haber puesto de relieve la importancia histórica de esa plaza.
Incluso, a modo de lo que magistralmente se ha hecho en el mural del río (a pesar de algún detalle de mi querido amigo Prado) se podría haber expresado parte de la vida cotidiana de esa plaza en la que estaba la carbonería del Sr. Valentín, que todos los años quemaba el Judas; o el taller del tío Ciriaco que fabricaba aguaderas, albarcas, gafas de picapedrero, tirachinas y un sinfín de objetos que eran la delicia de los críos; o la casa de las palomas de la Sra. Benita, que estaba pegada a la torre; o el señor con pata de palo que allí vivía y se fabricaba sus propias patas a base de maderos, azuela y navaja; o la sastrería de la esquina de la calle Marquesitas; o la tienda de  ultramarinos de Emeterio,  con su mostrador de madera y olor a viejas conservas; O aquellas viejas casas de vecinos donde vivía tanta gente con infinidad de historias que contar, como la Sra. María, bisabuela de nuestro astronauta Eduardo Lurueña; o la casa noble de los Sedeño, hoy en ruinas. Y sin olvidar las familias gitanas que llevan décadas viviendo en los soportales de la antigua iglesia con Aurora como la gran matriarca… En definitiva, la historia con mayúsculas y la historia cotidiana de esa plaza es tan grande y tan rica, que resulta imperdonable que a la hora de su remodelación todo se olvide, todo se deje de lado y se haga una chapuza aséptica, sin alma, sin respeto por la vida de la gente que han formado la esencia de esos lugares. Porque las plazas y las calles no las hacen arquitectos ni los politicuchos, las hacen la gente. Y eso es lo que una vez más se está matando en esta ciudad y sustituyendo por abalorios infames.

7 Comentarios

  1. Artículo mal redactado, con faltas, malsonantes y con el formato mal ejecutado. Una noticia lamentable para un medio de prensa mediocre.

  2. Javier, Estuve de vacaciones la semana pasada en Baleares y conocimos mi mujer y yo a otra pareja de Madrid. Nos enteramos de que conocían las actuaciones de plaza d se te puede leer entre líneas. No voy a entrar en tu forma de redactar tu opinión sino en su fondo. El resquemor que desprenden tus frases indica una clara finalidad y tristemenete es la política. La de críticar lo que hace el otro. Defender que era mejor la otra plaza de san miguel por tener plazas de aparcamiento resulta casi patético, pues ni siquiera estaba habilitado para ello, y los escombros y suciedad rozaban lo esperpéntico en una ciudad como la de Talavera. El otro dia pase por las dos plazas, salvador y san miguel, y creo que precisamente han ganado en identidad y en alma. Cosa que ninguna de las dos tenía. Resulta paradójico, que ambas plazas se convertirán en hito de la ciudad guste o no. Y ya se habla de ellas en los medios y redes sociales. No nos anclemos en el pasado y reprochemos con populismos que el dinero europeo, que además solo sirve para estas actuaciones, podría haberse invertido en otros aspectos más sociales. Podrás criticar que no hay un monumento a fernando de rojas, o a estos personajes tan entrañables que citas, pero no por eso estas plazas son una mierda como tú las tildas en tu artículo.
    Tengo entendido que el jurado del Urban estaba conformado por arquitectos reconocidos de Toledo y represntantes vecinales. Es una pena que tus ideas no las plasmaras en los concursos abiertos para tal cometido en su tiempo. A lo mejor tendríamos otras dos plazas con alma y no tan mierda.
    Sin acritud. Un talaverano que también ama su ciudad.

    • Sr. Embid: le agradezco su aportación al debate, pues es la primera persona que me encuentro que defiende públicamente estas dos obras y empezaba a pensar que no había nadie, ni siquiera los que lo aprobaron y eligieron, cosa que me resultaba muy extraña. Lamento no coincidir con usted, pero tal vez en eso resida la grandeza de la libertad de expresión, en que cada uno opina lo que quiere.
      Lamento también que le parezca que hay resquemor en mis palabras e intencionalidad política, como si eso fuera malo y triste. Precisamente la política procede de la palabra Polis, que es ciudad, y si pretendemos hacer ciudad sin hacer política, me temo que no estaremos haciendo nada. Como es el caso.
      Coincido con usted en que sería “casi patético” defender que “era mejor la otra plaza de San Miguel, por tener aparcamientos” pero si vuelve a leer mi artículo le ruego que me indique dónde defiendo que era mejor lo anterior por haber aparcamiento, ni por nada. Solo digo que en esa zona hay muy poco aparcamiento y que con la obra se cargan todo el que había. El que usted entienda otra cosa es algo que a mi no me afecta, aunque me cuidaré mucho de leer entre líneas ni de buscar alguna intencionalidad, simplemente creo que no lo ha entendido bien, y que tal vez sea porque yo no lo he expresado de la mejor forma posible. Si es así, pido disculpas.
      Espero que su estancia en Baleares haya sido muy grata y que el populismo no le haga instalarse en la potestad de decir a los demás lo que pueden o no criticar o pensar. Y créame, si mis ideas y las de muchísimos talaveranos se hubiesen tenido en cuenta desde que empezó todo este asunto, las obras habrían sido muy diferentes, pero como hay arquitectos reconocidos de Toledo que saben más que nosotros, solo podemos conformarnos con criticarlo. Espero que esto no me suponga alguna sanción, jeje.
      Un saludo muy cordial y le reitero las gracias por su aportación.

  3. Javier, siento decirte que Pedro Embid no está solo en eso de que le gustan las plazas. Yo soy una gran fan de como está quedando el centro de Talavera. Yo también me he criado aquí y me daba mucha más pena verla degradada y totalmente abandonada. Ahora empieza a ser una ciudad moderna con espacios públicos decentes, por fin!!.
    Sabes cuál es el problema Javier? que la gente no se atreve a decir públicamente en foros y blogs que le gusta, porque parece que en esta ciudad sólo mola el que protesta y el que critica. Si te gusta algo te tachan enseguida de carca o de estar a favor del partido político del ayuntamiento.
    A mí me da exactamente igual la política!! de hecho ni voto nunca.
    Y digo sin complejos que menos mal que han empezado a arreglar el centro de mi ciudad. La mayoría de los talaveranos no sabíamos ni cual era la plaza de San Miguel o del Salvador, sencillamente porque no parecían ni plazas, eran espacios feos como de otra época, que ahora son útiles, accesibles y más divertidos.

    Por fin aire fresco en talavera!!
    Y Javier, lo siento, pero somos muchos los que pensamos que las plazas son mucho mejores ahora que antes.

  4. En mi opinión, yo estoy con Javier, no me gustan nada las remodelaciones que se están haciendo.
    Talavera va necesitando una buena limpieza y no solo de cara, eso no hay quien lo discuta, pero ¿por qué quitar arboles para plantar cemento y acero? ¿por qué no respetar la identidad de esas zonas?
    Y una cosa, ¿que hay de malo en que haya aparcamientos para las personas que vivimos en esas zonas?
    No sé, ¿que tal estaría hacer algo en lo que el día a día no se nos complique un poco más y además haya un espacio bonito? ¿Es que las ciudades son solo para que queden bonitas y pasear las tardes de sol?
    Sinceramente, paso todos los días por las zonas que se están reestructurando y ni por asomo veo Talavera en ellas y encima nos quitan árboles y nos ponen azulejos…no, lo siento, a mi no me gusta.
    Esto sí, esta es mi opinión 🙂

  5. Por cierto, a mi no me parece que el artículo esté mal redactado (en cuanto a faltas no hablo, que sería como el cuento de la sartén y el cazo) quizás lo que hace falta es dejar de ver tanto artículo grandilocuente y de verbo florido y que haya más escritos y artículos en un tono más informal, más de tú a tú. Quien sabe si así algunos nos sentiremos identificados con lo que otros escriben…

Dejar respuesta