Lo más chic, el quitasol antibronceo

0

LO MÁS CHIC, EL QUITASOL ANTIBRONCEO


Dibujo El quitasol: Samuel Gallego.
Dibujo El quitasol: Samuel Gallego.

En España hubo un tiempo ,no muy lejano, en el que vivir del trabajo de tus manos estaba muy mal visto, cualquiera que se ganase la vida con el sudor de su frente era Considerado un ser inferior: agricultores, albañiles, carpinteros, aguadores, ganaderos, pintores, etc.

Este es uno de los principales motivos del atraso secular que, a fecha de hoy, padece España. El rey Carlos III tuvo que promulgar una ley para decir que los trabajos “manuales” eran tan dignos como cualquier otro. Ni con esas… Antes pasar hambre y aparentar que doblar el lomo.

Como los trabajos manuales se realizaban principalmente al aire libre el hecho de tener la piel morena o “tostá” por el viento y el sol te señalaba : por ahí va un desgraciado currante. Por eso tener la piel blanca como la leche se asociaba a un estatus superior e indicaba que no vivías como esos “apestados”, que eran la inmensa mayoría de la población. Y ya se cuidaban los más pudientes de ir acompañados por un sirviente que en todo momento les seguía, quitasol en mano, para que al señor o a la señora no le diera el sol en su preciada y blanca tez, signo distintivo e inequívoco de alta alcurnia. Goya reprodujo en sus cuadros este peculiar alter ego patrio. Todo lo contrario a nuestros días, en los que estar bronceado y metido en esos ataúdes de rayos uva es sinónimo de clase ociosa y adinerada.

JAVIER GALLEGO

Esto es otra historia

Dejar respuesta