Consejos para cumplirlos: Amor en cuenta atrás

0

Febrero es el mes del amor y los corazones, de vivir en pareja y cuando más productos con forma de corazón se compran. Todo parece tener el sufijo “para dos” cuando haces una reserva, vas al cine o quieres hacer cualquier tipo de plan. ¿Y qué pasa si no tienes pareja? ¿Qué ocurre? Pues que es probable que empieces a sentir algo en tu cuerpo, como una sensación que va subiendo por tu estómago y que se te queda atascado en la garganta, que no te deja dormir ni parar de comer. Es nuestra amiga la ansiedad, que viene a recordarte que estas soltero o soltera. Además, si has superado la treintena, suele venir acompañada de su amigo el miedo: miedo a la soledad, miedo a no encontrar pareja, miedo a no encontrar a nadie… ¿Qué hacer en estos casos? Lo primero de todo es recordar que eres una persona perfectamente imperfecta: tienes cosas que se te dan bien, en las que eres bueno, sabes hacer con facilidad cosas que a otras personas les cuesta y que hay alguna parte de tu cuerpo que te gusta como es; y que también tienes cosas que mejorar, que hay que seguir aprendiendo, que no todo se te da bien y que hay alguna parte de tu cuerpo que te gustaría cambiar.

“Nunca olvides que eres una persona perfectamente imperfecta y que, el primer paso para ser feliz, es pensarlo”

Si has llegado a esta conclusión, ¡felicidades! ¡No eres un robot! Eres una persona humana real, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Porque, ante todo, el primer paso es aceptarse a uno mismo tal y como es: con sus cosas buenas y con las no tan buenas. Algo que puedes hacer es redactar dos listas, en una poner todo aquello que te llene de orgullo, que se te dé bien hacer o en lo que estés contento; y en la otra poner aquellas cosas que te gustaría mejorar. Repito, ¡que te gustaría mejorar! Y, cuando tengas las dos listas, colócalas en algún sitio visible de la casa. Así, los días malos, podrás recordar todo aquello que haces bien y que te gusta, y los días buenos poder ver qué cositas puedes hacer para mejorar un poco.

Una vez tengas esto es importante tener claro lo que quieres. ¿Te gustaría encontrar pareja? ¿Prefieres seguir sin pareja? ¿Prefieres no tener pero sí explorar otro tipo de relaciones? Las cosas se simplifican mucho cuando sabes lo que quieres y eres ¡sincero y consecuente! Todos hemos oído a esa amiga que quiere tener pareja pero cada semana está con una persona diferentes; o ese amigo que dice saber lo que quiere pero que, en cada estación, tiene una pareja totalmente diferente a la anterior. Y no hay que olvidar a los que se quejan de que todos los hombres/mujeres son iguales, pero siempre busca el mismo tipo de hombre/mujer.

Si sabes lo que quieres, es más difícil que el miedo y la ansiedad se acomoden en el sofá de tu casa. Pero si no lo sabes, les das un pequeño cronómetro que no dejan de mirar y, a casa segundo que pasa, se van volviendo más y más grandes. Ellos dos suelen ser los responsables de todos tus problemas del corazón. El miedo a la soledad ha causado más daño que todos los y las ex’s del mundo. Porque, el sentimiento de estar solo toda tu vida, es una cuenta atrás. Hay que saber parar el cronómetro y dejar de contar los segundos. Es la única forma de encontrar la felicidad, ya sea en una pareja o contigo mismo.

Y, para terminar, si sabes que quieres pareja, lo tienes claro, pero no te dura ninguna, por un lado, tendrás que plantearte si tienes a la ansiedad y el miedo en el sofá por alguna razón; y, por otro, piensa que tal vez hay algo en ti que vendría bien mirar con detenimiento y mejorarlo. Puedes hacer un “informe de errores”: revisar tus relaciones y ver en qué cosas fallaron y qué podrías hacer diferente si volvieran a ocurrir.
Dicho esto, nunca olvides que eres una persona perfectamente imperfecta y que, el primer paso para ser feliz, es pensarlo.

Dejar respuesta